Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

jueves, 16 de julio de 2009

Algunas cosas siempre llegan a su dueño

En el verano del 2007, una tía mía que trabaja en una de las bibliotecas de la ciudad me pidió que le prestara durante un buen tiempo unos títeres que había elaborado para mi primera práctica docente en el lejano pueblito de X-Can (cerca de la frontera con Quintana Roo), esto con el fin de que sirviera para los talleres veraniegos que siempre se hacen en las bibliotecas (del cual fui asiduo visitante desde las primeras "Vacaciones en la Biblioteca" en 1992 hasta 1997); era harto obvio que me dijera que me los devolvería y toda la cosa, pero finalizaron los cursos veraniegos y no me los devolvió, pero de todas maneras no me importó: "total, son simples títeres de varilla y nada más, puedo hacer otros", pensé.
Así pasaron los meses y meses y hoy en que fui a la biblioteca donde ella trabaja (y da la casualidad de que es la más surtida en libros), me encuentro con que después de chutarme unos 3 libros (bueno, dos enciclopedias sobre presidentes con más fotos que textos y un libro sobre exploraciones igual ilustrados), agarro otro libro y al hojearlo, me encuentro con uno de mis títeres:


Esto demuestra que las coincidencias siempre pueden aparecer en la situación menos esperado...


Por cierto, estos títeres los copié tal cual de un cuento en el libro de lecturas de Segundo Año (1993) de la SEP, ilustrado ni más ni menos que por el maese -y paisano- Carlos Dzib.

3 comentarios:

SEÑORITA ECHAGARAY. CON "A", NO CON "E" dijo...

ah! los libros de la SEP!!! yo recuerdo una lectura de un monito que decia a cada rato "chimpete, champata".. iba como en segundo de primaria... todos reimos taaanto!
saludos :D

El Tipo dijo...

Ahí está más o menos, para recordar épocas de antaño... jajaja me alegraste el día con esta vieja historia... Digna de un post completo que te encargamos! jaja Saludos

Había una vez un señor que vivía solo y se llamaba narigón es flaco, narizón tiene unos bigotes largos y un mechón de pelos cubriéndole la frente. Una mañana se levanto muy temprano después salió de su casa para ir a trabajar iba caminando por la calle muy contento y mientras iba caminando cantaba y silbaba de pronto cruzo la plaza y se encontró a un árbol y al pie del árbol una bolsa el cómo es curioso se dijo: vamos a ver que hay dentro de la bolsa se acerco abrió la bolsa y vio que estaba llena de naranjas tomo una y la comió tomo otra y la comió tomo otra y no la comió la guardo en la bolsa y se dijo: para que voy a estar comiendo naranjas en la plaza mejor llevo la bolsa a mi casa y como todas las naranjas que quiera cerro la bolsa la echo al hombro y justo en ese momento el policía que estaba escondido detrás de un árbol grito ¡Deje esa bolsa que no es suya! Él salió corriendo con la bolsa al hombro cruzo la plaza doblo la cabeza y vio que el policía VENIA montado en un caballo blanco siguió corriendo y llego a su casa subió las escaleras escondió la bolsa debajo de la cama y se asomó por la ventana él espiaba y escondía y paso el policía y se escondió ahora él tiene miedo tiene miedo que lo reconozca y lo lleve preso. Ya se comió noventa y ocho naranjas¡ y que ricas estaban! Parecían de miel. Pero para que no lo reconozca, se va a pintar los bigotes se va a tirar el pelo para los ojos y se va a cambiar la ropa. Pero lo va a reconocer por la nariz. Después de un momento ve por la ventana que viene a lo lejos su querido amigo Galerita. Él tiene un sombrero de paja ojos saltones y una enorme boca por donde se asoman sus dientes largos que parecen teclas de piano. Entonces le dice Narigón: ¡amigo mi querido amigo! ayúdeme. Entonces le contesta Galerita.-con mucho gusto para eso están los amigos. OH no a ver cuénteme-.Y Narigón asustado le cuenta todo desde el principio hasta el final. Entonces Galerita dice:-yo le enseñare como burlar al policía, pero la condición es la siguiente: una vez que el policía se vaya usted tiene que traer la bolsa de naranjas y repartirnolas.Ypara burlar al policía usted a cada pregunta va a contestar chimpete champata, y luego dice Narigón:-muy bien pero vallase por que aquí viene el policía corrale.entonces dice el policía:-¡las naranjas!¿Dónde están las naranjas?. Y responde Narigón: chimpete y el policía ¡deme las naranjas! Champata usted sabe quien es yo y responde Narigón: chimpete ¿ cómo que yo soy chimpete? Yo soy el PO-LI-CIA. A ver que quiere decir champata chimpete. el policía se va corriendo y así Narigón y Galerita se van a comer las naranjas que parecen de miel

ge zeta dijo...

Wow! qué hermosas casualidades. Parecem una de las de Trino ¿no?