Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

viernes, 30 de abril de 2010

Donde vive el autor de los días de Silph

Como ya les había dicho, mis pendientes de la práctica en la primaria me impiden continuar con el seguimiento de este blog, pero para no dejarlo abandonado, todo el mes de mayo será dedicado a promover la ciudad donde nací y he vivido en (casi) toda mi vida hasta ahora: Valladolid Yucatán, resaltando algunas de sus características principales (como restaurantes, sitios de interés, etc.).
Se preguntarán ustedes por qué escogí el mes de mayo, pues se debe más que nada a que la ciudad se fundó un 28 de mayo pero de 1543, cuando los conquistadores españoles capitaneados por Francisco de Montejo "El Sobrino" decidieron poner una colonia ídem en un sitio conocido por los mayas como "Chahuac Há" (Agua Larga), ubicado cerca de la costa norte de la península de Yucatán.
Pueden checar el mapa clikeándolo sobre él, para ver el sitio original de Valladolid y contrastarlo con el actual.

La entonces villa de Valladolid se mantuvo en su lugar por espacio de casi dos años, pero las condiciones insalubres del sitio -según los españoles- provocaron que después de airados comentarios, se decidiera trasladar la neófita colonia al poblado maya de Sak' íi (castellanizado luego como Zací), que curiosamente era la capital del territorio de los Cupules, poderosos mayas dueños de la región; esta refundación sucedió el 24 de marzo de 1545.
Durante los siguientes post, se abarcará un poco más acerca de las cosas que han sucedido o que hay en esta ciudad de Yucatán, ahora que si quieren conocer lo más básico, pues googleénlo y listo, porque aquí se dirá cosas que no aparecen (al menos en detalles) en el Internet y bajo una impresión muy personal.
 

viernes, 23 de abril de 2010

Regresando para un aviso ahí nomás

Hola, que tal, ¿cómo están? Muy buenas noches...

Ejem...

No, ya en serio; después de varios días sin tocar el blog (ya saben, asuntos de la Normal), he decidido aprovechar estos momentos para avisarles de una buena vez que como mayo es el mes en donde se celebra oficialmente la fundación de Valladolid (la ciudad donde vivo, por si son lectores neófitos), aprovecharé dicho tiempo para postear cosas sobre mi ciudad, y que además para que se den cuenta que Yucatán no es solamente Mérida, Chichén Itzá y Uxmal, sino que también comprende varios lugares de interés, entre ellos el lugar donde vivo.
No es tanto por querer ser el culturoso promotor turístico para ustedes, sino que además me sirven para postear cosas que son rápidas de redactar, ya que como deben saber, este lunes 26 de abril regreso a la primaria, oh sí, serán mis últimas siete semanas como maestro practicante y al terminar este 11 de junio, no volveré a pisar una escuela como practicante, sino como docente titular, así que a partir de esa fecha (que coincide con la inauguración del Mundial de Fútbol) se puede considerar como el principio del fin, donde estaré repleto de fiestas al por mayor (un viaje de graduación, el festival de clausura, mi cumpleaños, e incluso la boda de mi hermano mayor), bueno, el caso es que durante esas siete semanas es cuando aplicaré el Plan de Acción, que es la parte práctica de mi tesis normalista, así que ese tiempo estaré uuuhhhhh, cargado de trabajo, y pues para no dejar abandonado este blog, me dedicaré a dar a conocer todo lo relacionado con Valladolid (incluso la escenificación del centenario de la Chispa de la Revolución Mexicana).
Ya les dije que tanto habrá, así que sobre advertencia, no hay engaños.


PD: para inaugurar ese período vallisoletano, tal parece que el próximo post estará relacionado con las elecciones locales; esten pendientes.

martes, 13 de abril de 2010

Días lluviosos

Que yo sepa, mayo y junio -por algún tiempo- los creí como los meses más lluviosos del año, y la mera verdad me gustaba que fuera en esos meses debido a que sucedía en una época algo alegre: el preludio a las vacaciones de verano. Sí, los exámenes finales, los últimos trabajos, las horas ya libres por haberse concluido con los programas de estudio, aunque casi todo era algo pesado, sabíamos que significaba el final de una temporada y el inicio de otra más alegre; pero por alguna extraña razón, no era nada más por esos motivos, sino que además, me gustaba esa época lluviosa por caer precisamente en tales meses (más en junio, que cumplo años). Esa fascinación surgió allá en 1998, cuando ya al tener una mente un poco más activa de lo normal, me di cuenta que en el mayo y junio de dicho año se caracterizó por tener más precipitaciones, y era muy alegre que al caer la noche todavía estaba cayendo las gotas en un aguacero o ver el pavimento todo mojado, oh sí, y sentir la frescura del aire sin que llegue a extremos congelantes como sucede en el invierno, oh que maravilla. Al año siguiente, en 1999, sucedió prácticamente lo mismo: lluvias y más lluvias en mayo y junio (que por entonces cursaba el primer año de secundaria) y que además había lluvia en cualquier momento: durante las clases (¡SÍ!), al anochecer, amaneciendo, durante el almuerzo, en la madrugada, etc. Esto me confirmó -aparentemente- que ambos meses se caracterizaba por ser los más lluviosos y mejor así, porque eran mis meses favoritos, pero luego pasa el 2001 y 2002, donde aquellos tiempos se vuelven secos, y es ahí donde me doy cuenta -previa consulta con informantes claves- que en realidad mayo y junio son en realidad meses sin lluvias y que esa categoría corresponde en realidad a julio, agosto y septiembre. Les diré que me sentí un poco decepcionado por esa cruel realidad y al pasar el resto de la década se confirmó todo, a tal grado que desde el 2008 (¿o el 2007?) he sentido que se han vuelto más calurosos y ni se diga del mayo-junio del 2009, donde había demasiado calor en extremo que incluso renegué de mi estación favorita (el verano) y quería ya el invierno (aunque este invierno 2009-2010 hubo tanto frío que me hizo entrar en razón, jijijijij).
Hoy, llovió demasiado en Valladolid, desde las 5 de la tarde hasta casi las 9 de la noche, todo ello con días previos caracterizados por mucha nubosidad; espero que esto sea un preludio de que mayo y junio tenga más lluvias de lo normal (bueno, eso dicen en el servicio meteorológico), y que esto sea un indicativo de que una época se esté terminando. Así como las lluvias constantes de 1998 anunciaban el fin de mi educación primaria, espero que una situación similar sea el preludio de mi fin como estudiante de educación superior. Pero mientras tanto, seguiré leyendo los boletines del Servicio Meteorológico Nacional.

Silph no tiene nada que ver con esto, pero recordé este cartón alusivo y lo puse ¡quihubo!

sábado, 10 de abril de 2010

martes, 6 de abril de 2010

Querida: hay un guerrero en nuestro sofá ¡Completo y en serie!

 
Yo no sé si sea por el exceso de trabajo que tuve el mes pasado (ya saben mi cantaleta: prácticas, prácticas y más prácticas), pero ultimamente me siento con una pobre creatividad, tanto así que -como podrán darse cuenta- no he posteado casi nada en estas vacaciones; estaba pensando que en vez de explimir mi jodido cerebro -y eso que falta lo más cabrón del último semestre en la Normal- quiero compartir lo que viene siendo (hasta el momento) mi mejor obra: "Querida: hay un guerrero en nuestro sofá", lamento decirles que no es una historieta (cosa que me hubiera gustado), sino más bien un cuento ilustrado. No sé si sea bueno esto de las recicladas, pero me permiten ahorrar mis pocas y exhaustivas neuronas que debo almacenar para seguir dentro de tres semanas con la última temporada de prácticas docentes, así como la investigación de campo y la redacción del documento recepcional (la tesis normalista). Blogueros y blogueras, les presento a Silph y compañía en "Querida: hay un guerrero en nuestro sofá".


¡Felices vacaciones! (bueno, lo que quedan de ellas ¬¬)

jueves, 1 de abril de 2010

Ojo sanado

Pues sí, una muy buena noticia es que después de varias semanas teníendo que soportar gotas farmacéuticas y un parche, al fin nuestro héroe del blog, Silph, recuperó su ojo derecho. Leamos esta transcripción que hizo desde su cuartel:

Camaradas, les aviso de una buena vez que ya por fin he sido curado totalmente de esta maldita enfermedad ocular, la llamada Infección "Jyggins", del cual según me explicaron los doctores, es una rara enfermedad similar a la conjutivitis, pero que nomás afecta a un sólo ojo y que si no se trata a tiempo, se puede incluso derivar en una pérdida total de la vista, y en el peor de los casos, la presión hace que los vasos sanguíneos aumenten de tamaño y hagan explotar literalmente al globo ocular; por suerte, conté siempre con el apoyo del médico de mi cuartel, el Dr. Bhork, así que ya tengo el ojo derecho bien sanado, jejejejeje. Saludos y muy buenas tardes.

Debido a ello, el buen Silph dijo que para celebrar esta noticia, invitó a todos a tomar en la mejor licorería de su planeta, y que no nos preocupemos por el asunto monetario, ya que allá tienen un raro sistema fiscal ligeramente parecido al socialismo, y del cual me es imposible explicarlo ya que me tomaría un testamento y por supuesto que el tema de este post no es precisamente ello; como sea, sí ustedes quieren ir con este guerrero, que lo hagan, yo nomás estaré de mirón tomando mis malteadas de chocolate.