Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

sábado, 29 de mayo de 2010

Pizarra de avisos

No, no se preocupen; como habrán notado en el banner, Silph y compañía se nos fueron de vacaciones, aprovechando que todavía estoy en prácticas (nomás me quedan dos semanas, ¡Yeeeyyy!) y que -además- por ello esté de promotor turístico mientras tanto. Me ha mandado un mensaje en el Yiperbarón (mala traducción del nombre de una red social intergaláctica similar al Twitter) diciendo que se merece un buen descanso después de estar como mula durante un largo tiempo, amén de que estaba nomás de ocioso, de vago en mis neuronas, por lo que le dí el correspondido permiso y que se me va el cabrón; bueno, al menos me quedan al sensei Wolf y su familia, así como del general Elías y de su jefe, el Hormisdas ese. Les juro que antes de mi cumpleaños (el 29 de junio), ya estarán todos los héroes de este blog.
Mientras tanto, seguimos con admirar la belleza de Valladolid, recordándoles que estamos en los últimos posts, y que en algunos de ellos se tratará sobre la Primera Chispa de la Revolución de 1910, así como cerrar esta serie vallisoletana con un escabroso post sobre las cosas negativas que hay por acá ¡Ay nanita!
Así que disfruten de lo que queda de las entradas turísticas y pueden seguir admirando el anterior, sobre las fotos de los principales monumentos que hay acá.
Saludos "and" buenas noches.

Escrito por Pedro Pablo Cabañas Fernández, en Valladolid, Yucatán, México
a sábado 29 de mayo del 2010, a las 11:45 PM
rúbrica.
(firma)
Doy Fe +
bla, bla, bla...

martes, 25 de mayo de 2010

Vistas fotográficas

En vista de que ya estoy por ultimar mi aplicación del plan de acción, les presento a grandes rasgos algunos puntos de interés de Valladolid, Yucatán; nada más les aviso que las fotos fueron tomadas de marzo del 2009 a mayo del 2010, así que en algunas de ellas podrán ver -por accidente, claro está- los trabajos de remodelación del Centro Histórico, así como la existencia del cableado aéreo antes de ello. Sale los flashazos:

Fuente de la Mestiza
Iglesia Parroquial de San Servacio (indebidamente llamada "catedral")
Palacio Municipal
Casa de la Cultura
Edificio "Los Portales"
Bazar Municipal
Escuela Preparatoria "Valladolid" (mi alma máter)
Capilla de Santa Lucía
Casa de Don Marcial Vidal (o de "Las 5 Calles")
Placa conmemorativa sobre la construcción de la calle 41-A, la Calzada de los Frailes
Detalle de dicho monumento
Calzada de los Frailes (Calle 41-A)
Edificio del ex-Liceo de Niñas (luego escuela primaria mixta y ahora oficinas gubernamentales).
Capilla de San Juan
Capilla de Santa Ana (o Iglesia de Indios)
Casa de Don Pedro Saínz de Baranda
Parte delantera de la antigua fábrica telar "La Aurora" (hoy el Teatro Municipal)
Parte trasera de la antigua fábrica telar "La Aurora" (hoy la Biblioteca Municipal)
Parque "Los Héroes de 1910"
Ex-Capilla de San Roque (hoy Museo de la Ciudad)
Esquina "La Joyita" (famoso por su cantina del mismo nombre)
Casa colonial de la intersección entre las calles 40 y 43, donde -dicen los chismes sin confirmar ¬¬- vivió el fundador de la ciudad, Francisco de Montejo, "El sobrino".
El Cenote Zací (pronúnciese "Saquí"), desde el mirador del restaurant del mismo nombre. El cenote se ubica a tan solo dos cuadras del parque principal (un cenote dentro de la ciudad).

Ex-Convento de San Bernandino de Siena, construido (en parte) sobre un cenote ¡Sopas!

miércoles, 19 de mayo de 2010

Gastronomía yucateca

Vayamos al grano: les diré cuáles son las comidas que comúnmente se consumen en esta península y para que sea más parcial y subjetivo (coño, ¿ya se les olvidó que esto es un blog PERSONAL?) pondré unas calificaciones de 1 a 5 salivazos, para indicar el por qué me gusta. Veamos:

Panuchos y salbutes: son unas tortillas freídas con carne de pollo (principalmente), lechuga, tomate rebanado y cebolla morada; la diferencia entre ambas está en que así como así son salbutes, mientras que los panuchos tienen la tortilla frita rellena de frijol refrito. Los dos son exquisitos, y cualquiera que se dé una vuelta por Yucatán es bastante común pedirla en puestos de antojitos. Calificación: 5 salivazos.

Poc Chuc: un filete de cerdo o res freído, acompañado de salsa y frijol. A pesar de lo sencillo que pueda sonar, es tan exquisito que incluso se considera como comida del día. Cerca de Valladolid, existe una comunidad llamada Ebtún (conocida por albergar la prisión de la ciudad), en donde tiene un restaurante (¡Sí!) que se especializa en hacer poc chuc, lo mejor del caso es que todo es manual, ya que la carne se calienta al carbón y las tortillas están hechas a mano, yumi. Calificación: 5 salivazos.


Lomitos: una especialidad de Valladolid. Consiste en carne picada de cerdo cocida con tomate, se acompaña con frijol, huevo cocido y chile habanero. Debo confesar que esta comida la odio, casi no la soporto, pero cuando debo de comerla -casi a punta de pistola, dicen...- tengo que acompañarlo con papas fritas (en especial, las Chips de la marca Barcel), para alivianar el mal sabor que me produce. Calificación: 2 salivazos.

Frijol con puerco: es mas bien un caldo de frijol con trozos de carne de cerdo (o puerco, por eso el nombre, duh), aderezado con rábano, cilantro, cebolla y salsa de tomate; por mera tradición bien yuca (que desconozco, lamentablemente), esta comida se prepara y se consume sólo los lunes, pero bueno, existe también sus excepciones en cuanto al día. Es pasable comer el frijol con puerco, pero el problema está tanto en la forma en que se presenta la carne y el hecho de que el caldo tenga granos de frijol, los cuales si se consumen en demasía, ya estuvo que tendrás el resto del día con sonidos y olores agradables; pero de que lo como, lo como. Calificación: 3 salivazos.

Cochinita Pibil: es la comida que más caracteriza a los yucatecos; consiste en un cerdo casi completo adobado y cocido en un horno cavado en tierra con piedra y carbón al rojo vivo, un método de cocción local llamado justamente "pibil" (pib es "enterrar" en maya). La neta, me desagrada mucho la cochinita, ya que tienen harta grasa, mucha grasa y no es por ser que "me cuido la figura" o mamadas similares, sino porque simplemente me cae de la patada la grasa. Calificación: 1 salivazo.

Longaniza asada: otra comida característica de Valladolid; es como una salchicha pero mucho más larga y delgada, además de tener un color rojo rubí potente; se come principalmente con arroz, frijol refrito y verduras. Bastante rico y sabroso (si alburear, carajo), se puede incluso combinar con huevo estrellado para formar los "huevos con longaniza" (por favor, por favor, SIN albur ¬¬'). Calificación: 5 salivazos.

Puchero: consiste en tres platillos separados: el caldo con verduras, los fideos entomatados y la carne de res cocida; el chiste consiste en combinar todo ello para apachurrarlo (hacer "puch", o sea, aparruchar). Bastante delicioso el puchero, solo que en mi caso muy particular, yo no lo como junto sino separado: el caldo de verduras y los fideos (la carne no); cabe señalar que se acompaña con trozos de rábano y cilantro puesto en jugo de lima o naranja. Calificación: 5 salivazos.

Chachacuá: es como los tamales, sólo que están muy horneados, envueltos en hoja de plátano y el interior tiene lomitos y huevo cocido. A pesar de tener lomitos, si me los como, nada más que le quito la carne que odio y listo, pero desafortunadamente no he encontrado algún lugar que haga chachacuás sin lomitos, que triste. Calificación 4 salivazos.

Pan de espelón: es como el chachacuá (o sea, como otro tamal), sólo que más blando; al igual que su comadre, tiene también lomitos, esto sería un problema de no ser porque agradezco de que exista ya panes de espelón sin esa nefasta carne entomatada, nada más la pura masa y las semillas de frijol tierno (que tengo entendido que son los espelones). Calificación: 4 salivazos.


De toda la comida típica de la península, son estas de las que más me acuerdo; gente de la península de Yucatán, avísenme si me olvidé de algún otro platillo (sin olvidar plis, que odio esa aberración culinaria proveniente de Holanda llamada "queso de bola", puaj).
PD: Siento mucho por no haber encontrado imágenes de las otras comida, prometo que tomaré fotos cuando los preparen o los consigan.

sábado, 15 de mayo de 2010

Videostéreo (especial de Valladolid)

Como parte del mes dedicado a mi ciudad, he aquí dos videoclips de artistas estadounidenses grabados aquí; uno tan, pero TAN diferente de la otra, no solo en cuanto al tiempo, sino también al genero músical, vayamos a conocerlos:

"Gipsy Road" - Cinderella (junio de 1988)


¿Qué cómo supe que fue realizado en el mes de junio? Si se habrán fijado en el tiempo 0:32, verán que en Palacio Municipal (en ese entonces, de color malva) tienen colgados los retratos gigantes de los personajes de la llamada Primera Chispa de la Revolución de 1910, y se exponía al aire libre para engalar la representación teatral de dicha insurrección, las noches de cada 3 de junio. En la actualidad, ya no se pone al exterior para proteger los cuadros, pero en este Centenario, pus quién sabe...
Como sea, es interesante saber que además de Valladolid, también se haya filmado en Chichén Itzá, en el pueblito de X-Can y -posiblemente- en Cancún (yo nomás era un nené, así que obviamente nunca lo supe, hasta que lo ví en VH1 y lo "youtubée" y listo).

"Give Me Just One Night" - 98 Degrees (julio del 2000)

Igual historia: este video (que como verán, tuvo otros escenarios como Chichén Itzá y Tulum) se realizó a fines de junio y principios de julio, y recuerdo como días antes repartían volantes invitando a la gente de la ciudad para participar en un "videoclip musical que se transmitiría por MTV" (que al final de cuentas, se vió por vez primera en Telehit). La escena de la fiesta nocturna frente a la iglesia parroquial fue la misma noche en que asistí al cumpleaños de una amiga, y como el trayecto de mi casa a la de ella pasaba por detrás de dicha iglesia, pude observar el antes y el después de la filmación, hasta hubieron camiones de bomberos, uta...

¿Y a ustedes? ¿Con cuál video se quedan? ¿con el Pop de 98° o el Glam Metal de Cinderella?

domingo, 9 de mayo de 2010

La Fuente de la Mestiza

Sin duda alguna, uno de los principales monumentos con que cuenta Valladolid es la Fuente de la Mestiza (o simplemente "La Mestiza"), que adorna el centro del Parque Principal y que ha estado casi ininterrumpidamente por 80 años, y digo casi porque la fuente actual NO es la original y para eso veremos el cómo, cuándo y porqué de la existencia de esta singular fuente.
La idea original surgió cuando en 1924, el gobernador del estado, José María Iturralde Traconis, estuvo de visita en Valladolid, acompañado de algunos intelectuales del lugar, entre ellos un tal Tiburcio Carvajal; este señor dijo al gobernador que el parque debía tener un monumento en el centro y sugirió que fuera la del general Francisco Cantón (vallisoletano conservador que apoyo el Imperio de Maximiliano), pero el poeta Luis Rosado Vega sugirió que fuera en honor a la mujer yucateca, pero todos callaron y enseguida se retiraron del lugar.
Poco después, al visitar la Escuela de Arte de Mérida, el gobernador Iturralde observó un cuadro al óleo en donde se veía a una mestiza con su típico hipil, sosteniendo un cántaro en actitud de regar unas flores; el cuadro le fascinó de tal manera que solicitó una escultura de tamaño real semejante al de la obra pictórica. Con el apoyo del director de la susodicha escuela de arte, varias personas llegaron a Valladolid acompañados por Rosado Vega para la elaboración del bosquejo de la fuente. El artista Manuel Cachón Cimá fue quien realizó la escultura en Mérida, mientras en Valladolid se llevaba a cabo la formación de la fuente.
 Detalle de "La Mestiza"

Una vez terminada la fuente de piedra, se ordenó un remozamiento general al parque. Se trajeron 20 confidentes (asientos mixtos para dos personas) y se pintaron de verde y blanco las bancas, así como la colocación de postes de luz eléctricos similares a las de la capital. Iturralde ordenó que la escultura ya finalizada se trasladace con cuidado por ferrocarril a la ciudad, poniéndose en el pedestal correspondiente dentro de la fuente. La fuente se inauguró el 10 de mayo de 1925, siendo develándola por la esposa del gobernador, Josefina Rivero Díaz de Iturralde. Ese mismo día, los poetas José Inés Novelo y Rosado Vega cantaron "Peregrina", acompañadas por la banda municipal.
La fuente quedó intacta hasta la administración del presidente municipal Ernesto Alcocer Osorno (1937-1938), quien ordenó retirar la escultura y dinamitar la fuente, para que en su lugar se pusiera un monumento piramidal a los precursores de la Revolución de 1910 en Valladolid.
 Este es el monumento que durante casi 20 años estuvo en el centro del Parque Principal. Actualmente se encuentra en el patio del Museo de la Ciudad.

Años después, el escritor Antonio Mediz Bolio (por entonces, senador de la república) visitó la ciudad, allá por 1956 y opinó que se construyera un parque con tal de colocar el monumento a los hombres de 1910, para reponer la fuente de "La Mestiza"; el presidente municipal Francisco Alcocer Vázquez aceptó la sugerencia, y de inmediato se solicitó un bosquejo de la fuente con base en fotografías. Finalmente el proyecto fue aprobado por el gobernador Víctor Mena Palomo. El señor Gonzalo Cantón Rosado realizó la fuente y dispuso de una instalación eléctrica oculta y un pequeño motor para que los sapos que rodean la base arrojen agua a los pies de la escultura. Al colocarse la nueva "Mestiza", se decidió pintarla -a diferencia de la original, que permaneció sin ser coloreada- y se reinauguró el 29 de diciembre de 1958.
 Detalle de la base de la fuente, con una placa conmemorativa alusiva a su reinstalación.

A fines de los años 90's del siglo pasado, durante los trabajos de la reapertura del Museo de la Ciudad, el empresario hotelero Juan Alcocer Rosado reconoció tener la "Mestiza" original (igualmente pintada que su sucesora) y expresó su disposición de devolver a la comunidad cuando estuviera listo el museo, cosa que hasta la fecha (2010) no lo ha cumplido, ¬¬'. De todas manera, la aparente escultura original se encuentra dentro de su hotel, el "San Clemente" y pues si no está en el museo, tan siquiera ya está expuesto, pero aún así promesas son promesas y hay que cumplirlas, aunque hayan pasado 12 años, digo ¿no?

PD: el 95% del presente post fue tomado del libro "Valladolid en la Nostalgia" de Néstor Aguilar Pérez (editorial Maldonado).
Para cerrar con broche de oro, he aquí una imagen nocturna de la fuente de "La Mestiza", en funcionamiento (nótese los sapos "escupidores" de agua).

miércoles, 5 de mayo de 2010

Cercanía estratégica

Prácticamente, cuando de dar a conocer a Valladolid para el turismo, es común recordarles a los visitantes que en este gran pueblo (o pequeña ciudad, como gusten) se caracteriza por estar cerca de muchos sitios de interés. Les diré cada una de ellas:

Cenote Dzitnup: Llamado así por encontrarse cerca de la comisaría de Dzitnup, también es conocida como "X-K'ek'en" (litarelmente, cerda, marrana, cochina) debido a que su descubrimiento se debió cuando un niño, al buscar a su cochina, lo encontró dentro de esta gruta. Se caracteriza por tener una apertura natural que permite la entrada de la luz solar, dando un hermoso paisaje; he de confesar que nomás he ido una vez en toda mi vida y la neta está como para darse un chapuzón (aunque no sepa nadar y no me metí aquel día porque nos fuimos de excursión al penal de la ciudad para la clase de Derecho II en la prepa, y pues no tenía traje de baño o similar). Fácilmente, se encuentra a 10 minutos de la ciudad, por la carretera federal 180, rumbo a Mérida.

Grutas de Balamcanché: Sobre la misma carretera y a 30 minutos de la ciudad, se encuentra un lugar muy curioso para visitar, que son las Grutas de Balamcanché, y uno se puede meter en esta galería subterránea hasta llegar a un lugar donde ya es pura agua; se los digo yo que nomás he ido una sola vez en mi vida y eso fue hace como 12 años, en un viaje familiar.

Chichén Itzá: Por supuesto, a 40 minutos de Valladolid y cercano 2 kilómetros del pequeño poblado de Pisté (perteneciente al municipio de Tinum) se encuentra aquella Nueva Maravilla del Mundo y exclusiva sala de fiestas para la gente nice; la neta, sobran presentaciones y a pesar de su popularidad, he ido muy pocas veces, la primera vez tenía como 5 o 6 años para el fenómeno arqueoastronómico del descendimiento de Kukulkán (en uno de los lados de la Pirámide) y la última, en el 2003, durante un viaje de excursión de la prepa. Como dato anexo, cuando era niño uno podía acceder al Templo de los Guerreros (o de las Mil Columnas), pero ya para la prepa era inaccesible, al igual que el Caracol u Observatorio. Chale.

Ek Balam: Con una pirámide mucho mayor y más estilizado que la de Chichén Itzá es el sitio de Ek-Balam ("Jaguar Negro" o "Jaguar Estelar"); si no me equivoco, he visitado más Ek Balam que Chichen, creo que en parte a que está más cerca de Valladolid (como a media hora de viaje); pero bueno, la última vez que lo visité fue cuando una excursión de la Normal para visitar comunidades cercanas con escuelas de tipo multigrado, pero la primera vez fue mucho antes de su promoción turística, ya que el lugar era puro monte, lleno de vegetación exhuberante, y subir la Pirámide mayor fue toda una odisea, esto sucedió porque antes de llegar a Ek Balam, se encuentra el pueblito de Temozón, en donde tengo familiares por parte de mi papá y fueron precisamente mis tios quienes nos llevaron (a la familia y a mi) a visitar el todavía oculto Ek Balam.

Tizimín: Junto con Valladolid, son las ciudades más importantes del Oriente del estado. Prácticamente, es una ciudad bastante ganadera, así que no es de extrañar que la gente de por allá se vistan como norteños o algo parecido. Es bueno visitarlo para principios del mes de enero, ya que esa época es la feria en honor a los Reyes Magos, con juegos mecánicos, puestos de comida y -por supuesto- exhibición de la mejor ganadería. Uno de los puntos de interés es el Zoológico de "La Reina", que junto con el Parque Centenario Animaya de Mérida, son los únicos parques zoológicos que hay en Yucatán, su nombre se debe a que fue inaugurada en 1975 por la misma reina de Inglaterra, Isabel II, durante una visita de Estado. Tengo entendido que en ese tiempo, se pidió a un grupo de alumnos de una secundaria de la ciudad que cantaran en inglés "Dios Salve a la Reina" o algo parecido, espero que algún lector tizimileño me pueda aclarar esa anécdota. Por cierto, Tizimín se encuentra al norte de Valladolid, distante como una hora de viaje.

Izamal: Como a 60 ó 90 minutos, se encuentra el apacible lugar llamado Izamal; aunque lo haya visitado una vez (allá en el 2007, por motivos normalistas), la ciudad me fascinó, es muy recomendable visitar el Convento de San Antonio, lugar que tiene el atrio más grande del estado (sino del país) y que fue justamente ahí donde el extinto Juan Pablo II dio una misa cuando visitó Yucatán en 1993. Otro lugar es la Pirámide de Izamal, cercana al convento, en donde a pesar de encontrarse dentro de la ciudad, todavía es permitida la entrada a ella. Como dato adicional, Izamal tiene la particularidad de que todas sus casas son de color amarillo.

Mérida: A dos horas de viaje (160 kilómetros de distancia) se encuentra la capital del estado, qué les puedo decir sobre Mérida: Teatro Peón Contreras, El Centenario, la Catedral, Palacio de Gobierno, El Olimpo, Parque Las Américas, uffff; para mejor explicación sobre como es la vida en Mérida, mejor les dejo con twitteros y blogueros de esa caótica y carismática ciudad: Ego, Raúl Pérez, Noticias Mérida, Gcapet, Elza Freak, Saline, Sergio Ortiz y Juan Carlos, entre otros meridanos.

Cancún: A la misma distancia (y por lo tanto, mismas horas de viaje) se encuentra la igualmente carismática pero cada vez más caótica ciudad de Cancún; cuando era muy chiquillo, era una delicia pasar un buen fin de semana en Cancún, pero con el correr de los años, me había dado cuenta que una ciudad otrora bonita haya quedado literalmente en la madre: un caos urbanístico, delincuencia al por mayor, y un marcado y abismal contraste entre el Cancún-México, con sus supermercados tipo Wal-Mart, edificios posmodernistas y una zona hotelera muy extranjera, con el Cancún-Quintana Roo, con sus casas de láminas, grafittis, canchas de basquétbol ocupadas por predicadores de alguna secta cristiana y un diseño urbanístico a lo pendejo; que pena que una joven ciudad como Cancún ya esté hecho un desmadre, que pena.

Tulum y Riviera Maya: Desde el sur de Cancún y hasta la pequeña ciudad de Tulum, se encuentra ese pasaje de playas blancas que llamamos Riviera Maya; con ciudades y pueblos como Puerto Morelos, Playa del Carmen, Akumal, el mismo Tulum, etc. bastante agradables como para pasar algún par de días más. Aunque claro, Playa del Carmen va que vuela para ser otro Cancún, pero con la fortuna de que todavía está a tiempo, antes de que sea desmadreada. De todas formas, son varios kilómetros y kilómetros de playas, así que baste saber a cuál ir.

Cozumel: Tomando un ferry en Playa del Carmen, uno puede visitar la ciudad de Cozumel, ubicado en la isla del mismo nombre. La última vez que lo visité fue en el 2004, para el viaje de graduación de la prepa y créanme que es un buen lugar; para cualquier duda o algo parecido relacionado con Cozumel, se los dejo con Psygoat, el mejor twittero de la isla.

El Cuyo y Holbox: El Cuyo pertenece a Yucatán, Holbox a Quintana Roo, pero ambos coinciden en que son dos pueblitos de pescadores, bastantes tranquilos como para disfrutar de sus playas con la calma más absoluta. Aquí entre nos, prefiero El Cuyo, ya que para llegar a Holbox, se tiene que cruzar por ferry o lancha, además, muchos vallisoletanos viajan al Cuyo, así como los meridanos a Puerto Progreso, pero como algunos jóvenes van a dicho pueblo más desmadrosos que de costumbre, un colega twittero de Valladolid me ha comentado que en una de esas se pueden poner cámaras para hacer una versión yucateca de "Jersey Shore".

Y usted, apreciable lector o lectora, ¿su ciudad o comunidad se encuentra cerca de varios lugares de interés?