Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

lunes, 29 de junio de 2009

La misma edad durante 36 horas

No me lo van a creer, pero yo y mi hermano mayor tenemos la misma edad durante un día y medio, así están las cosas: el primogénito de la familia nació el 30 de este mes a las 6:00 PM, mientras que yo nací al año siguiente, pero un día antes (el 29) a las 6:00 AM...

Así de cosas...

domingo, 28 de junio de 2009

Volviéndose viejo...

Es sólo cuestión de checar este antiguo post (de hace casi un año exactamente) y sólo le cambian el 22 por el 23 (ah, más la situación, no va a hacer un desayuno con my family, sino una dormida para luego irme a la escuela).

Espero sus comentarios.

viernes, 26 de junio de 2009

Michael Joseph Jackson

"Shake Your Body Down (To The Ground)" (con sus hermanos, Los Jacksons, 1979).


"Off The Wall" (1979)


"Rock With You" (1980)


"Don't Stop 'Till You Get Enough" (1979)



Como se habrán dado cuenta, es el Michael Jackson pre-Thriller (mi época favorita), ah, y discúlpenme por no ser los videos oficiales, ya saben: inserción desactivada por solicitud.


In Memóriam
Michael Joseph Jackson (1958-2009)

miércoles, 24 de junio de 2009

Aguanten!!!

Se suplica al respetable público lector de "La Hora Nanis" que el sr. Pedro Pablo Cabañas Fernández tiene que atender algunos asuntos pendientes de su escuela (como terminar sus exámenes, sus libretas, pintar un cuadro al óleo y otras cosas fuera de lugar), por lo que este blog no posteará muy seguido que digamos, pero tratará de subir alguna entrada lo más pronto posible.


Por su amable atención, muchas gracias.


Atentamente.
Spunky, Silph, Wolfgang G. Patterson, Conchita Gómez, Elías Flores, Los animalitos mamones, Benzor, Gúma, Arstok (siguen firmas)...



Próximamente: Segunda (y última) parte de "Querida: hay un guerrero en nuestro sofá".

sábado, 20 de junio de 2009

jueves, 18 de junio de 2009

Mamada patriotera

Todo comenzó a principios del año pasado, cuando estaba haciendo una investigación personal sobre el Día de la Bandera; al buscar libros sobre tan interesante tema en la biblioteca de la Normal, me encuentro con éste:

En un libro muy antiguo, puesto que data de los turbulentos años 60's; en suma, tiene mucha información acerca de las banderas, además de que tiene como anexos algunas obras relacionadas con nuestro lábaro patrio. Sin embargo, un pequeño guión teatral -escrito por un tal Marcelino Dávalos- me llamó ponderosamente la atención. Con sinceridad, no sabía si amargarme o carcajearme, juzguen ustedes (por cierto, no se les vayan a olvidar que tienen que darle click para agrandar las páginas escaneadas):










¿Listo? Va la sinópsis: se supone que es la historia de un niño de 12 años que le fascina mucho su bandera, y sus padres también ven con dulzura el amor que siente por la Patria -representada, se supone, por la bandera-, más sin embargo, su hermano mayor no ve con buenos ojos nuestro lábaro patrio: simple y llanamente lo odia (sin causa o explicación lógica alguna), y todo es por culpa de ciertos ideales peligrosos para la nación. El odio visceral del chavo hacia la enseña tricolor es de tal manera que decide arrancar una banderita (no explican si de las que venden en septiembre o hechas de papeles de colores) de las manos de un niño y tirarlo, en eso los habitantes del pueblo, al ver semejante "crimen", deciden atraparlo, pero que llega el ejército y deciden fusilar al muchacho, por arrojar al suelo una banderita, pero ¡Oh portento de portentos! Se arrepiente de milagro nuestro Micky y el oficial del escuadrón le perdona cuál arzobispo ante un pecador maligno. Hay que analizar el contexto temporal de la susodicha "obra" teatral: debemos recordar que eran fines de los 60's, el mundo estaba convulsionado por diversas manifestaciones y protestas, y en México no era la excepción (recuérdense 1968); en ese entonces, quién mandaba en el país no era muchísimos sectores como lo es en la actualidad (Iglesia, carteles de drogas, Televisa, algunos partidos, etc.), sino era nada más el Partido Revolucionario Institucional, el PRI, por lo que para imponer sus "sacrosantas" palabras se valía de determinadas formas para hacer que cualquier protesta contra la dictadura del susodicho partido (presidentes, diputados, senadores, gobernadores, etc.) era una velada "traición a la Patria", ni más ni menos. Viendo a profundidad, uno se da cuenta de ciertas cosas, como por ejemplo:

* El niño "bueno", José, tiene una edad de 12 años, pero es muy extraño esto ya que a juzgar por la manera en que actua y es tratado en la obra, puede ser que en realidad tenga una edad mental de 6 o 7 años, frikeante.

* Miguel, el chico "malo", odia la bandera, pero jamás nos dice por qué; tal parece que el autor lo quiso así ya que en realidad las razones para que Miguel lo critique son mucho más inteligentes que las pendejadas abnegadas de sus padres.

* Aunque no son llamadas como tal, se insinua que las amistades de Miguel sean comunistas. Yo supongo esto ya que esa Izquierda era el más acusado por traer a nuestro país "ideas exóticas" sobre los modos de vivir y pensar.

* Las actitudes de los personajes -menos de Miguel- llegan a tal punto que más bien parece una parodia de la defensa nacional. Y esto en verdad es grave, ya que la obra nos indica el mensaje de que "La Patria es la bandera, el escudo, el himno, el presidente, los legisladores, etc., no el vil populacho", y digo ¿No se supone que la Patria somos todos y que los símbolos patrios son sólo eso: SÍMBOLOS?

* Llama la atención la frase "pedazo de trapo" para describir peyorativamente nuestra bandera, el cual en sí es ofensivo, pero...


...¿cuántos crímenes, corrupciones, asesinatos, robos, fraudes y violaciones se han hecho en nombre de la Bandera? Desde esa lógica, "pedazo de trapo" es más bien una frase desafortunadamente "bien" ganada gracias a nuestros políticos (Uuuyyy, la lista de culpables es interminable, sorry por no ponerlos, pero ya sabrán quiénes pueden estar).

* La actitud del autor es escalofriantemente burlona hacia los ciudadanos, el cual al parecer nos muestra a un México muy dictatorial, en donde cualquier puede ser pasado por las armas por el mero hecho de tirar una banderita (insisto ¿de tela o de papel?); digo, tal parece que la tontería esa de castigar por algo insignificante ya era parte de nuestra cultura (como México, no hay dos, que digas...).

En síntesis: el señor Marcelinito Dávalos, fiel a sus convicciones patrioteras gracias al PRI, redactó un pequeño panfleto en donde nos indica claramente que aquí en México se deberá fomentar el amor a la Patria ¿cómo? pues con los símbolos patrios, pero ¡Oh! Los símbolos patrios son la Patria: no eres tú, es la bandera, no es él, es el himno, no soy yo, es el escudo, y cualquier intentor de denostarlos -no importara las causas, aunque sean verdades- se paga con la vida. A más de 40 años de la elaboración del mencionado libelo teatral, uno puede estar seguro que en esa "obra" no hay un respeto lógico y racional hacia la bandera, sino un respeto dogmático y fanático, provocando que la admiración por el lábaro tricolor salga por la culata, es decir, que nos muestre una verdadera mamada patriotera, y la neta, idolatrar a nuestra enseña tricolor como si fuera San Judas Tadeo o la Virgen de Guadalupe es igual de ofensivo que llamarlo "pedazo de trapo", dicho sea con perdón.


Veamos sus opiniones, estimad@s lector@s.

domingo, 14 de junio de 2009

El cantante omega

En una galaxia lejana, existían un planeta cuyos habitantes eran muy pocos, eran los lobos nómadas, quienes se transladaban de un lugar a otro para aprovechar los sustentos que dan la naturaleza propia de su planeta; nuestro gitanos caninos tenían -al igual que sus versiones no avanzadas en la Tierra- una jerarquía para organizarse plenamente en cuanto al trabajo respectivo de cada uno de ellos, obviamente liderados por el lobo alfa, seguido de su mano derecha, el lobo beta, hasta llegar al lobo más tarado y torpe de todos: el lobo omega.
Al lobo omega -de quien nos resevaremos su nombre- era muy incompetente (por no decir "pendejo") en los trabajos arduos para ellos, como la agricultura, cacería o confección de ropa, por lo que muchos de sus camaradas, por lástima, su nombrado como ayudante del profesor, en donde mientras los demás hacían las labores para su supervivencia, él era básicamente el chalán del docente, por lo que era común verlo con una cesta de comida o vigilando en silencio a los lobeznos; pero un buen día, el maestro amanece muy indispuesto, por lo que le recomienda que sea el lobo omega quién dé la clase.
-Pero mi amor, ¿cómo se te ocurre mandar al último del grupo a que dé clases? no va a poder- replicaba su esposa.
-(*ajám*), va a poder, si lo sé, me recuerda a mi tío: era el omega de su escuadrón cuando de poco en poco se convirtió en el alfa; claro, fue nombrado líder a sus 85 años y se murió en su fiesta de nombramiento-, respondió el profesor.
En el árbol que funge como "salón de clases", el lobo omega revisó los planes de trabajo y observó que hoy era día de música, mientras se podría ver su grandilocuente sonrisa.
-Que chido, hoy es día de música, enseñaré a los niños lo que más me gusta hacer: cantar-.
Ya con los alumnos cobijados por la sombra del frondoso árbol, el "maestro" les dijo:
-A ver chicos, hoy vamos a aprender a cantar, así que por favor escuchen bien mi melodía y luego ustedes cantarán, ¿sale? ahí les va-, y empieza la vergüenza:
-"Estrellita, dónde estás, quiero verte sin tilar en el cielo..."-

(nótese que no lleva signos músicales)

-A ver niños, ¿les gustó la canción?- preguntó el omega, mientras los pequeñines lo veían en silencio, por lo que esta vez dijo: -bueno, como veo que les gustó, va de nuevo la canción, escuchen: "estrellita, dónde estás, quiero verte sin tilar en el cielo..."- En eso estaba cuando un niño le cuestionó:
-Maestro, ¿usted está cantando o está hablando?-



(silencio sepulcral)



-A ver chicos, ya es hora de que regresen a sus casas, ¡Ya lárgense!- bramó el lobo omega, mientras en su cara se notaba una expresión de ofensa. En efecto, como cualquier macho de más bajo nivel, era patético en todo. Días después, durante una fiesta, fue invitado pero había un concurso de cantantes, así que llamaron al omega para que participara (en realidad, lo hacían no por lástima, sino para burla, puesto que cantaba de la patada), y ahí vemos como berreaba esta canción:
-"En una noche de luna, debajo de la cama, salió un diablito loco, buscando una guitarra, y bailaba y cantaba, se arrastraba y gritaba, y decia dónde dia-a-ablos la guitarra se quedóooooooo..."-
(risas)
-"Esa noche me dí cuenta que el diablito se cayó, se rompió la pierna izquierda, y sin brazo se quedó, el diabli-ito seguía baila-a-ando-oooooooohhhh"-
(carcajadas)
-"En unah noche de luuna, debajo de la cama, salió un diabli-ito loco, buscando una guitarra, y bailaba y cantaba, se arrastraba y gritaba, y decia dónde dia-a-ablos la guitarra se quedóooooooooooohhhhh..."-
Era una locura, el pobrecito fue objeto de las más rancias burlas hacia su persona ¿y saben qué es lo peor, querid@s lector@s? que aún así el estúpido tipo se prestaba para ello.
-"Su esposa lo buscaba, le gritaba dónde éstas, el diablito se escondíya, y no hacia más que cantar, el diablito seguyía baila-andoooooooohhhhh...".

Síp, como cualquier lobo omega, era horrible y todo; al día siguiente, volvió a su tienda de campaña -que se encontraba fuera de las demás- y resignado a su condición de guerrero de baja clase, tuvo que hacer lo único mejor que sabe: escribir en su computadora portátil cuentos sin sentidos, como este.

FIN

martes, 9 de junio de 2009

Ideas previas para futuros posts

* Hablar sobre la popularidad del Metroflog, sus críticas -sólidamente argumentadas-, la insuficiencia de acidez en mi cuento "I Have a Metroflog" y por qué a pesar de ello, cuento con mi propio metroflog.

* La influencia del medio social en el desarrollo de los niños (sin rodeos tecnicistas), el caso de "André" y "El chico de la esquina", ¿quién carambas es Lev Vygotsky?, por qué es importante balancear las cosas en la familia (hijos-padres-televisión-etc.).

* Nuestra pobre juventud vallisoletana, las tradiciones conservadoras de Valladolid en la historia, sus representantes, Xalaquia y Santos y Pecadores, ¿Cindy la Regia sería vallisoletana?


Hay más temas, pero creo que con esas tres son suficientes, espero que durante este mes de junio postée alguno de ellos (intentaré hacerlo, con todo y exámenes, tareas finales e informe de práctica).

lunes, 8 de junio de 2009

Acabo de darme cuenta de una cosa...

... hace semanas que no subo alguna caricatura; sí, ya alguién cuando me lea dirá: "Hachís, pos con razón no hemos visto al chavo musculoso ese del paliacate rojo", "Máaaa, 'sicierto', qué pasó con Don Wolf y el estúpido del general Elías", "O sea ¿Pablo Cabañas renunció a la caricatureada o qué?", bueno, antes de que comiencen con sus conjeturas les explicaré el porqué de esta ausencia (y las otras veces, por si se están dando cuenta): para comenzar, muchas veces las ideas sobre las aventuras de mis hijos-personajes son de tal magnitud que sobrepasan mis límites imaginativos, de modo que a veces entran temporadas donde todo se vuelve algo aburrido y sin sentido -en términos serios-, haciendo que la única manera (mientras todavía no se vuelvan famosos) es olvidarlos un rato; palabras más, palabras menos.
Cuando mis muchachos se vuelven monótonos, lo que hago son mandarlos a vacacionar en el fondo de mis neuronas y mientras cobran fuerza creativa para estar en mil y un aventuras más, me pongo en otras facetas (como el de historiador, como pudieron darse cuenta en los tres posts pasados) y así, pasan unas cuantas semanitas y otra vez a disfrutar de los personajes principales de La Hora Nanis.
Como sea, el caso es que al notar algunos comentarios y ver el número de "nanis fans", es posible que no sabrán de quiénes estoy hablando, por lo que les sugiero que chequen la primera parte de mi novela gráfica "Querida: hay un guerrero en nuestro sofá", y podrán darse cuenta quién es quién de mis "hijos gráficos" (los cuatro primeros capítulos están abajito de mi insignia del Facebook y arriba de los nanis-fans). Por cierto, hablando de "Q:HUGENS", les recuerdo que muy, pero muy posiblemente vaya a postear los capítulos de la segunda -y última- entrega de tan importante historia, donde el jefe del héroe por fin llega a la Tierra, y si la Potencia Suprema me lo permite, es posible que elabore el relato del Campeonato Galáctico -eso sí, en forma de historieta-, pero eso se verá para las vacaciones de verano.
Mientras tanto, tendré que disfrutar de estas semanas porque -¡OH SÍ!- llegarán los exámenes, así que existen muchas probabilidades de que Silph and company no vean la luz del blog hasta nuevo aviso. Es más, procuraré subir un poco más de caricaturas inéditas hechecitas en mi escuela, sin relación alguna con el guerrero de los ojos verdes (bueno, sólo Wolfgang y Elías si aparecerán).

(Me parezco, ¿verdad?)

sábado, 6 de junio de 2009

Simulacro de la "Chispa"


Ya con las nociones básica de la llamada "Chispa de la Revolución de 1910", más una opinión bastante personal acerca de tan importante movimiento precursor, les pondré una serie de fotos acerca del llamado "Simulacro de la Chispa", el cual es más que nada una representación teatral de lo acontecido en esa rebelión, comenzando con la vida social de Valladolid previo a 1910 (mostrando las festividades de las gentes pudiente y humilde) y concluye con el ajusticiamiento de Bonilla, Alberto y Kantún. Aunque en honor a la verdad, desconozco la fecha exacta en que comenzó las representaciones, al parecer la primera vez que se dió el "Simulacro" (según el libro "Memoria Histórica de Valladolid" del Dr. Góngora Bianchi) fue en la madrugada del 4 de junio de 1958, cuando se llevó a cabo la escenificación de los sucesos de 1910, dirigido ni más ni menos que por Donato Bates, líder sobreviviente de la sublevación, junto con otros veteranos, amén de que esa misma mañana se inauguró el "Parque de los Héroes" en el lugar donde fusilaron a Bonilla y compañía; pero bueno, pasemos al grano:

El escenario del Simulacro es la intersección de las calles 40 y 41, frente al Palacio Municipal de la ciudad; es de nota que -como atinadamente lo comentó Juan Carlos- esta representación es uno de los eventos más importantes de Valladolid, un auténtico teatro comunitario, en donde actúan no sólo actores en todo el sentido de la palabra (tanto de la ciudad como de las comisarías cercanas), sino también estudiantes de bachillerato y educación superior, policías y soldados del XXXII Zona Militar.

Al parecer, desde los años 60's, para dar mayor realce al Simulacro, los representantes de los Tres Poderes del estado (el gobernador, el presidente de la Cámara y el presidente del Tribunal Superior de Justicia) llegaban a la ciudad para presidir las escenificaciones. Este año (2009) no sólo llegaron los representantes, sino que también prácticamente todo el cuerpo legislativo, haciendo que de ahora en adelante, Valladolid sea la capital del estado cada 3 de junio.

El Simulacro comienza con las representaciones de las fiestas de la gente de esa época. En este caso, vemos a las familias de abolengo que vivían en el centro de la ciudad dándose una fiesta con valses, copas de champán y pastelitos. Los prácticamente dueños de la ciudad sólo se la pasaban pensando en viajes y fiestas, y aún a pesar de que han pasado casi un siglo de eso, todavía podemos ver como sus descendientes siguen con las mismas comilonas de siempre (y en el caso de los colegas de generación, sólo piensan en "partys" y desmadre en Xalaquia y/o Santos y Pecadores).

Mientras tanto, la gente de los barrios (Santa Ana, Santa Lucía, San Juan, Candelaria y Sisal) les estaba prohibido juntarse con los del centro en sus fiestas y bailes, además de que eran casi-casi sus sirvientes. Debemos recalcar que Valladolid ha tenido gente bastante conservadora (todavía hay remanentes), y que la petulancia que han demostrado y su desdén hacia los habitantes de las clases más bajas fue el causante directo de que la ciudad haya sido asaltada durante la guerra de 1847-1901 (La Guerra de Castas).

Como era de esperarse, los campesinos e indígenas mayas eran los peones de las grandes haciendas de Yucatán, en este caso se observa la representación de los trabajos de fajina.

Ah, pero mientras las clases más jodidas se partían el lomo para activar la economía del país (claro, a base de medidas muy esclavizantes), l@s señorit@s se ufanaban de que "gracias" a ellos, el país tenía ingresos y mucho dinero (claro, para malgastar en viajesotes y fiestas con vino). Ay, cuándo aprenderán los incautos conservadores-derechistas que su vulgar altanería es la causante de las principales revoluciones.

Mientras tanto, la religión era el único consuelo para los pobres indígenas y campesinos; la imagen corresponde al culto a la Santa Cruz, la cual tenía un sinfín de fieles, en especial de los pobladores de Xocén, un pueblito cercano a Valladolid considerado por sus habitantes como "El Centro del Mundo". De manera similar, durante la Guerra de Castas, se propagó el culto a la Santa Cruz Parlante, ubicado en Chan Santa Cruz (actual Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo), el cual se supone que una Cruz les infundía mensajes esperanzadores a los rebeldes mayas (más información en este post ya pasado).

El odiado jefe político Luis Felipe de Regil ha llegado a Valladolid (es el que está vestido de norteño); según la tradición, se ganó la antipatía de muchos vallisoletanos por su grosera actitud, en especial de los futuros caudillos: Miguel Ruz Ponce era el "puerquito" de De Regil (su objeto de burla, vaya), Donato Bates lo acusaba de imponerle trabas a sus negocios, Claudio Alcocer fue encarcelado por órdenes suyas justo cuando visitaba a su madre en su lecho de muerte, y Atilano Albertos lo hacía responsable de un ultraje sexual en contra de una sobrina suya.

Algunos de los revolucionarios léen el Plan de Dzelkoop (cuyo texto lo pueden encontrar aquí), redactado por el Lic. Crescencio Jiménez Borreguí a instancias de Ruz Ponce y Max Bonilla.

Llega la madrugada del 4 de junio, los revolucionarios -reunidos en el barrio de Santa Lucía, al norte de la ciudad- atacan los cuarteles y en uno de esos lugares, es asesinado De Regil; según consta por Carlos R. Menéndez, Luis Felipe se encontró frente a frente con Ruz Ponce y justo cuando lo iba a matar se acerca Atilano Albertos y con su machete corta de un tajo su mano derecha, para derribarse, y Albertos lo lincha hasta morir. Según otra leyenda histórica, la esposa de De Regil sale y al ver a su marido hecho cádaver, rompe a llorar e implora a los sublevados que la maten.

Los revolucionarios ya son los dueños de Valladolid, ahora por los siguientes días será una comunidad libre de las influencias porfirista-muñocistas. ¡Ahora sí se hizo justicia y revolución para la raza! ¡Valladolid ya es la primera ciudad con miras a la democracia y a la libertad!, pero...

Lo que nadie sabía, mientras aguardaban órdenes de los caudillos, es que la revolución era de tal magnitud que no se iba a requerir unos simples soldados rurales, no señores, esta cosa tenía inspiración muy maderista y habría que llamar pronto a los granaderos y a la AFI's de ese entonces: los federales.

El gobernador Muñóz Aristegui ordena a Ignacio A. Lara (dizque "héroe" de la Guerra de Castas) a repeler a los insurrectos en la entonces ciudad de Valladolid. Ya me imagino la conversación:
Muñóz:Quickly! ¡Usté mandeme a sus hombre a aplastar a esos enemigos jurados de la Paz y de la Civilización! ¡No podemos permitir que esos cabrones hayan mandado al diablo a las honorables instituciones de la república!-
Lara: -¡Sí señor! Los aniquilaré tan rápido y efectivo como lo hice con esos mugrosos indios ignorantes que amenazaban a las familias chic and nice de nuestra gloriosa sociedad vallisoletana-
Muñóz: -Espero que así sea, por lo pronto ya llamé a nuestro grandilocuente general Díaz para mandar refuerzos para borrar del mapa a Valladolid, así como Diosito hizo lo mismo con Sodoma y Gomorra-
Lara: -¡No hay problema su señorial gobernador! Ya sabe usté que no permitiremos que Valladolid sea un refugio de esas rojillas ideas exóticas, perpretadas por esos indios nacos y asquerosos, con su dios Maderito e inspirados por esos payasos anarcolocos de los Flores Magón-


Y llegó el nefasto día: el 9 de junio llegaron los federales a Valladolid, ¿bailando cha-cha-chá? Nel pastel, por obvias razones, venían a impoder el dizque "orden" (que lo tenía gracias a las acciones de Ruz Ponce, Bonilla, et al.) y hacer que Valladolid vuelva al seno de la "paz" porfirista.

La resistencia anti-dictadura fue heroica, con muchas trincheras en las céntricas calles de Valladolid, pero al final, pasado el mediodía del 9 de junio, todo está perdido. Durante el asalto, uno de los revolucionarios, apostado en una torre de la Iglesia Parroquial de San Servacio -"la iglesia del centro", para los vallisoletanos), tocó trompeta con tal de animar a sus camaradas, desafortunadamente, fue callado con una bala por un federal y cayó (en realidad, según Menéndez, no cayó de la iglesia, sino del Palacio Municipal y la bala sólo le hirió la mandíbula).

Los soldados federales, en señal de victoria, tocan diana, mientras que los demás buscaban a los revolucionarios para encarcelarlos, junto con los comerciantes pro-sublevación. Otros tantos huyeron en desbandada; según otra tradición, Ruz Ponce -herido y desmoralizado- se encontraba en una de las esquinas del Palacio Municipal, pero Claudio Alcocer lo toma de la mano y lo sube en un tris a su caballo y huyen velozmente hacía el este de la ciudad, para internarse en las selvas quintanarroenses.

Días después, en el patio del abandonado templo católico de San Roque (a 100 metros del Palacio Municipal), son fusilados Maximiliano Ramírez Bonilla, José E. Kantún y Atilano Albertos, acabando con un ideal democrático para el México de ese entonces. Ruz Ponce y Donato Bates lograron sobrevivir a la Revolución, que luego -por culpa de los malos manejos- se involucionó en "Robolución" (cuyo punto más álgido fueron los sucesos de Tlatelolco de 1968).

Terminada la escenificación, era momento de rendir homenaje a los héroes del 4 de junio, con la caída de confetti tricolor, cantada del Himno Nacional y del Himno a Valladolid, para luego concluir con una banda de música. En años pasados, se sacaban del Palacio los enormes retratos de tres de esos personajes (los del post antepasado) y se ponían en la parte superior del edificio sede del Ayuntamiento local, para que después del Simulacro, los "develen" de las telas puestas con antelación (si no me creen, chequen el lapso 0:31 del videoclip "Gypsy Road" del grupo glam-metal Cinderella).

¿Me creerían si la mismísima gobernadora Ivonne Ortega me estaba mandando saludos personales? Uuuuyyy, que honor...

¿Me creerían si les digo que esta banda de guerra estaba tocando ni más ni menos que a The Beatles? Una amiga dice que ya escuchó "La Chica de Humo" de Emmanuel versión banda-de-guerra, y ustedes ¿han escuchado alguna canción famosa en banda-de-guerra?

Este es la famosa orquesta vallisoletana, que por lo general tocan todos los domingos en el Parque Principal, y varios de sus integrantes son de la familia Osorio, expertos musicales (no se fijen en los bailarines de la derecha, plis XD).

Consideraciones sobre el Simulacro:
1.- El guión debe considerar los detalles que Góngora Bianchi, Menéndez, Baqueiro Anduze y otros mencionan en sus escritos; cierto, son sólo detalles, pero esos son los engranajes de esta gran historia vallisoletana.
2.- La vestimenta de Luis Felipe de Regil no era norteño, repito, NO ERA NORTEÑO; hay que considerar que por lo menos, debe ser con la piyamas para hombres de principios del siglo XX, ya que De Regil así salió (es la neta).
3.- En el programa televisivo local "De Frente", el investigador Francisco Morales acusa que el trompetista (un muñeco) que debe caer de una de las torres de la Iglesia de San Servacio (en la foto superior) no tocó la trompeta; me uno a su protesta.
4.- Curioso: los personajes que más destacan son Felipe de Regil, Muñoz Aristegui, Nacho Lara y la gente popis; en contraste, Bonilla, Albertos y Kantún aparecen al final, Alcocer cuando es detenido y Ruz Ponce, Bates, Jiménez Borreguí y otros jamás, JAMÁS aparecen. Seguimos siendo gente conservadora, sniff...
5.- Propongo que para la próxima -el cual será el Centenario de la Chispa- los responsables de tan magnánimo evento considere estos y otros puntos, para hacer del Simulacro una genial y estupenda puesta teatral a la altura merecida (por favor, Juan Carlos, asesórame en esto, please).

Espero que les haya gustado un poco de historia mexicana (y además yucateca y vallisoletana), nos veremos para el Centenario de la Revolución, si es que los intelectuales de la izquierda popular no se hayan convertido en Nostradamus, jojojoj...
Adiós, será mejor que me vaya antes de que me fusilen.

martes, 2 de junio de 2009

La Chispa, desde mi punto de vista

Bueno, como se supone que ustedes, querid@s lector@s ya tienen las nociones básicas acerca de un suceso pre-revolucionario que surgió ni más ni menos que en mi terruño, es hora de hacer mis interpretaciones personales.

Para comenzar, la llamada "Chispa de la Revolución" no puede ser considerado como el primero, puesto que ya habían levantamientos similares en los estados norteños, como sucedió con Las Palomas, Viesca y Vacas, entre otros lugares, pero al menos si no fue el primero, si podemos considerarlo como pionero en la lucha armada de 1910. Otra particularidad de la "Chispa de Valladolid" es la existencia de un plan -menos mal- en donde se especificara los motivos del levantamiento y los actos a seguir una vez derrocado el gobierno; según el susodicho plan (llamado "Dzelkoop" aquí en la península y en el resto del país como "Valladolid"), el gobierno a derrotar no era precisamente el de Don Porfis, sino al de un lacayo suyo -de los tantos que había en el resto del país- llamado Enrique Muñoz Aristegui; ese Muñoz Aristegui había "ganado" la gubernatura de Yucatán apenas el año pasado (1909), pero como ya sabemos que las elecciones eran precisamente iguales a ya un siglo de distancia, pues que la gente se encabronó para sí. Según tengo entendido, existió un intento de rebelión en Mérida en ese mismo año, pero abortó y pues la neta no tuve tiempo para indagar acerca de ello, pero de lo que sí sé es que uno de los intrigantes de la cancelada revuelta emeritense fue Maximiliano R. Bonilla, considera como uno de los "héroes" del 4 de junio vallisoletano. El caso es que al ganar fraudulentamente el puesto del mandamás estatal, los ánimos se cladearon tanto que la única manera de hacerlo entender es tumbarlo, y el Plan de Dzelkoop lo tenía como el principal propósito de la revolución estatal. Otros puntos del plan nomás eran las mismas cosas que suceden en caso de ganar bélicamente: nombrar nuevos dirigentes y penalizar a los traidores, ah y mandar copias del plan en la península; de lo que más llama la atención es el desconocimiento de Quintana Roo como territorio federal, puesto que como ya todos saben, es actual estado del Mar Caribe formaba parte de Yucatán, pero en 1902 a Porfirio Díaz decide separar la parte oriental del estado de Yucatán para formar el mencionado territorio, cosa que por supuesto no estaban de acuerdo los revolucionarios y pretendían una vez sacado a Muñoz del Palacio de Gobierno anexarse todo Quintana Roo.

En la madrugada del 4 de junio de 1910, los sublevados atacan los principales puestos policíacos-militares de la ciudad de Valladolid, matando al jefe político, el güerito Luis Felipe de Regil y ya al amanecer son prácticamente dueños de la ciudad. El suceso puede haberse considerado como una "pelea insignificantes con resorteras" (y todavía lo consideran así, como lo escuché de un docente de Ciencias Antropológicas), pero el hecho de que al día siguiente, el gobernador Muñoz se enterada de los sucesos y ordenara la llegada de soldados FEDERALES para someter a los "revoltosos" vallisoletanos, demuestra de manera clara que el brote armado surgido en La Sultana del Oriente era mucho más serio de lo que se pensaba, máxime si todas, TODAS las líneas de comunicación -telégrafo y teléfonos- estaban cortadas. La ciudad, a pesar de que en el pasado ya habían tenido experiencias similares como los levantamientos federalistas y la Guerra de Castas -que hicieron de Valladolid prácticamente un pueblo fantasma durante casi todo 1848-, en esta ocasión no se registran tanto derramamiento de sangre, en especial si de civiles se trata. Tampoco los "robos" no pueden considerarse como tal, ya que los mismos comerciantes estaban de acuerdo con la revolución vallisoletana, sobre todo con la actitud de Don Marcial Vidal.

Valladolid estuvo durante cinco días libres del gobierno estatal de Muñoz y por ende, del federal de Porfirio Díaz, hasta que la mañana del 9 de junio, los federales sitiaron la ciudad y lograron derrotar a los revolucionarios, los cuales algunos se escaparon hacia las selvas quintanarroenses y otros más capturados. Las causas de la derrota no se saben a ciencia cierta, para Carlos R. Menéndez, la falta -y apatía- de propaganda a favor de la causa revolucionaria y la consideración de los caudillos de que la rebelión debía ser sólo en Valladolid -mientras trataban de ganar más adeptos, imprimían el plan, la verdad no lo sé- fueron las circunstancias que propiciaron el debilitamiento y la desmoralización que condujo a la derrote del día 9; de la misma manera, el escribidor de derecha Martiniano Alcocer nos cuenta otro motivo según palabras de un testigo de la época, el señor Lic. Crescencio Jiménez Borreguí (el cual es ni más ni menos que el redactor del Plan de Dzelkoop): para Jiménez, la victoria alcanzada el día 4 hizo que Ruz Ponce y sus muchachitos lo festejaran embriagándose, con varios licores por doquier, ese descuido garrafal de los revolucionarios hizo que no se prestaran atención a la posible llegada de tropas enemigas, con las consecuencias que ya todos sabemos. Como sea, el caso es que Ruz Ponce, junto con Claudio Alcocer y Donato Bates, fueron los líderes que se escaparon de las manos federales internándose en Quintana Roo; el destino de esos hombres era Honduras Británica (Belize), pero llegaron a un campamento maya en donde sus habitantes desconfiaban totalmente de los llamados hombres blancos (remanentes de la Guerra de Castas), pero gracias a la magia del convencimiento se quedaron ahí, con la condición de que fuera de por vida. Ruz Ponce y Bates, seguro de la derrota de Muñoz y del general Díaz, escaparon sigilosamente del lugar y los mayas, sintiéndose traicionados, machetearon a Claudio Alcocer como represalia.
En el caso de los prisioneros, a muchos les dieron condenas en la cárcel, primero en San Juan de Úlua y luego en Santiago Tlatelolco; otros más los obligaron a enrolarse en el ejército porfirista -como carne de cañón, supongo- y los que no eran aptos para el servicio militar, eran llevados a la Siberia Mexicana, el territorio de Quintana Roo (vaya tragicomedia, los sacan de la península y luego los vuelven a mandar); sin embargo, debía haber algo de muerte para que quede bien claro que aquí nadie juega con el gobernador y para ello, previo consejo de guerra, se condenó al paredón a tres hombres: Max Bonilla, Atilano Albertos (el autor material de la muerte de Felipe de Regil) y un carpintero llamado José Encarnación Kantún. Casi 20 días después del levantamiento revolucionario, esos tres hombres eran acribillados en el patio de una antigua iglesia abandonada.
Sobre los principales caudillos, existen algunos detalles que muchas veces se olvidan "en pos de la patria", esto es que los glorifican a pesar de que en vida no se caían muy bien que digamos (como sucede con Villa y Zapata al juntarlo con Carranza); una prueba de ellas es la carta de Ruz Ponce a Carlos R. Menéndez -por entonces director de "La Revista de Mérida"- en donde acusaba a Bonilla de "cobarde" al no presentarse con su grupo en la toma de Valladolid en aquel 4 de junio. Otro ejemplo sería también el del caso Ruz Ponce y sus borracheras según versión de Jiménez Borreguí.

En suma, he llegado a las siguientes conclusiones:

1.- La "Primera Chispa de la Revolución" en Valladolid, lo único falso del título es "primera", ya que existieron otros movimientos armados pre-revolucionarios antes de 1910.

2.- Sin embargo, el hecho de que se hayan regido por un plan ya estructurado y también que se pidieran refuerzos para aplacarlo por parte de las autoridades dictatoriales indica claramente que no era un simple motín.

3.- Es más, si fuera nomás una pequeña rebelión insignificante ¿por qué entonces Muñoz Aristegui requeriría soldados federales si con los simples policías rurales del partido de Valladolid bastaba? ¿no?

4.-Las causa de la derrota revolucionaria no se han esclarecido del todo (al menos según mi opinión), pero la hipótesis de una escasa campaña propagandista y una visión reduccionista de la revolución hicieron que esta fracasara.

5.- Contrario a lo que se piensa, esta revolución NO era pensado a nivel nacional, sino simplemente estaba reservado a Yucatán, ya que la alta autoridad a derrotar -según el Plan de Dzelkoop- era el gobernador Muñoz.

6.- Los fusilamientos de Bonilla, Albertos y Kantún no obedecían a los "crímenes" que ellos cometieron, sino más bien a la necesidad de las autoridades muñocistas de poner al menos un castigo de sangre a manera de escarmiento.

7.- La historiografía vallisoletana actual trata de ufanarse de este movimiento revolucionario como uno de tantos que ha tenido Valladolid, cuando en realidad fue uno de los primeros de su tipo que existían en estas tierras de gente MUY conservadora (todavía en la actualidad), es decir, la Revolución del 4 de junio era puramente LIBERAL y DEMOCRÁTICO.


Palacio Municipal de Valladolid.


Ex-Iglesia de San Roque, actual Museo de la ciudad, en cuyo atrio trasero fueron fusilados Bonilla y compañía.


"Parque de Los Héroes", el patio donde fueron fusilados Bonilla, Albertos y Kantún.


Momumento a los Héroes del 4 de Junio de 1910.


Detalle del monumento


Placa conmemorativa de los señores de 1910 (develado antes de que construyeran el parque)


Posibles tumbas de Bonilla, Albertos y Kantún