Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

jueves, 18 de junio de 2009

Mamada patriotera

Todo comenzó a principios del año pasado, cuando estaba haciendo una investigación personal sobre el Día de la Bandera; al buscar libros sobre tan interesante tema en la biblioteca de la Normal, me encuentro con éste:

En un libro muy antiguo, puesto que data de los turbulentos años 60's; en suma, tiene mucha información acerca de las banderas, además de que tiene como anexos algunas obras relacionadas con nuestro lábaro patrio. Sin embargo, un pequeño guión teatral -escrito por un tal Marcelino Dávalos- me llamó ponderosamente la atención. Con sinceridad, no sabía si amargarme o carcajearme, juzguen ustedes (por cierto, no se les vayan a olvidar que tienen que darle click para agrandar las páginas escaneadas):










¿Listo? Va la sinópsis: se supone que es la historia de un niño de 12 años que le fascina mucho su bandera, y sus padres también ven con dulzura el amor que siente por la Patria -representada, se supone, por la bandera-, más sin embargo, su hermano mayor no ve con buenos ojos nuestro lábaro patrio: simple y llanamente lo odia (sin causa o explicación lógica alguna), y todo es por culpa de ciertos ideales peligrosos para la nación. El odio visceral del chavo hacia la enseña tricolor es de tal manera que decide arrancar una banderita (no explican si de las que venden en septiembre o hechas de papeles de colores) de las manos de un niño y tirarlo, en eso los habitantes del pueblo, al ver semejante "crimen", deciden atraparlo, pero que llega el ejército y deciden fusilar al muchacho, por arrojar al suelo una banderita, pero ¡Oh portento de portentos! Se arrepiente de milagro nuestro Micky y el oficial del escuadrón le perdona cuál arzobispo ante un pecador maligno. Hay que analizar el contexto temporal de la susodicha "obra" teatral: debemos recordar que eran fines de los 60's, el mundo estaba convulsionado por diversas manifestaciones y protestas, y en México no era la excepción (recuérdense 1968); en ese entonces, quién mandaba en el país no era muchísimos sectores como lo es en la actualidad (Iglesia, carteles de drogas, Televisa, algunos partidos, etc.), sino era nada más el Partido Revolucionario Institucional, el PRI, por lo que para imponer sus "sacrosantas" palabras se valía de determinadas formas para hacer que cualquier protesta contra la dictadura del susodicho partido (presidentes, diputados, senadores, gobernadores, etc.) era una velada "traición a la Patria", ni más ni menos. Viendo a profundidad, uno se da cuenta de ciertas cosas, como por ejemplo:

* El niño "bueno", José, tiene una edad de 12 años, pero es muy extraño esto ya que a juzgar por la manera en que actua y es tratado en la obra, puede ser que en realidad tenga una edad mental de 6 o 7 años, frikeante.

* Miguel, el chico "malo", odia la bandera, pero jamás nos dice por qué; tal parece que el autor lo quiso así ya que en realidad las razones para que Miguel lo critique son mucho más inteligentes que las pendejadas abnegadas de sus padres.

* Aunque no son llamadas como tal, se insinua que las amistades de Miguel sean comunistas. Yo supongo esto ya que esa Izquierda era el más acusado por traer a nuestro país "ideas exóticas" sobre los modos de vivir y pensar.

* Las actitudes de los personajes -menos de Miguel- llegan a tal punto que más bien parece una parodia de la defensa nacional. Y esto en verdad es grave, ya que la obra nos indica el mensaje de que "La Patria es la bandera, el escudo, el himno, el presidente, los legisladores, etc., no el vil populacho", y digo ¿No se supone que la Patria somos todos y que los símbolos patrios son sólo eso: SÍMBOLOS?

* Llama la atención la frase "pedazo de trapo" para describir peyorativamente nuestra bandera, el cual en sí es ofensivo, pero...


...¿cuántos crímenes, corrupciones, asesinatos, robos, fraudes y violaciones se han hecho en nombre de la Bandera? Desde esa lógica, "pedazo de trapo" es más bien una frase desafortunadamente "bien" ganada gracias a nuestros políticos (Uuuyyy, la lista de culpables es interminable, sorry por no ponerlos, pero ya sabrán quiénes pueden estar).

* La actitud del autor es escalofriantemente burlona hacia los ciudadanos, el cual al parecer nos muestra a un México muy dictatorial, en donde cualquier puede ser pasado por las armas por el mero hecho de tirar una banderita (insisto ¿de tela o de papel?); digo, tal parece que la tontería esa de castigar por algo insignificante ya era parte de nuestra cultura (como México, no hay dos, que digas...).

En síntesis: el señor Marcelinito Dávalos, fiel a sus convicciones patrioteras gracias al PRI, redactó un pequeño panfleto en donde nos indica claramente que aquí en México se deberá fomentar el amor a la Patria ¿cómo? pues con los símbolos patrios, pero ¡Oh! Los símbolos patrios son la Patria: no eres tú, es la bandera, no es él, es el himno, no soy yo, es el escudo, y cualquier intentor de denostarlos -no importara las causas, aunque sean verdades- se paga con la vida. A más de 40 años de la elaboración del mencionado libelo teatral, uno puede estar seguro que en esa "obra" no hay un respeto lógico y racional hacia la bandera, sino un respeto dogmático y fanático, provocando que la admiración por el lábaro tricolor salga por la culata, es decir, que nos muestre una verdadera mamada patriotera, y la neta, idolatrar a nuestra enseña tricolor como si fuera San Judas Tadeo o la Virgen de Guadalupe es igual de ofensivo que llamarlo "pedazo de trapo", dicho sea con perdón.


Veamos sus opiniones, estimad@s lector@s.

6 comentarios:

Ernesto Moré dijo...

Como puede existir una obra de teatro tan tonta y ridícula??? realmente es de temer de lo que en aquellos años significaba el amor a la patria en nuestro país, creo que dentro de contexto de la realización de dicho guión podemos sumarle los fenómenos sociales por los que pasaba México como la matanza de tlatelolco

Ego dijo...

Es realmente deplorable el texto ése. No sólo por su ideología de miedo, sino porque hasta como texto literario es muy muy malo.

Excelente post. Creo que hoy en día la gente no es tan fanática como en los 60's, en gran parte gracias a los cambios que los jóvenes de esa época lograron en nuestra cultura.

Xhabyra dijo...

la bandera de cada pais es el simbolo que la representa como nacion independiente ante el resto del mundo.

cada quien esta en libertad de darle el valor respectivo al "pedazo de trapo"

a mi en lo personal me gusta verla como tal, como un simbolo que representa el territorio donde naci.

ya relacionar al pobre pedazo de trapo con la corrupcion actual no le veo sentido.

//Raisa\\ dijo...

A mí se me hace chafa eso del patriotismo, nada de eso. La verdad es que si tanto "amor a la patria" tienes ponte hacer algo por ella, no seas corrupto, sé honesto... ¿Ah, verdad?
No es fácil.
Esa estúpidísima y cheesy historia no me conmueve en lo absoluto y doy gracias no haber nacido en los 60's, exceptuando que pude haber sido hippy y groupie a muerte de The Beatles!

=D
Y para mí nuestra bandera no es la más bonita, eso nos han hecho creer... es tan "simbólica", simbólicamente abstracta que aquel que no tiene juicio creerá que sí, es parte de nuestra historia, pero no me comunica nada.
Me transmite algo más chido la de Brasil : Ordem e Progreso

=D

Juan Carlos dijo...

es que tendrían que leer la obra... de verdad es escalofriantes, es simplemente ubicar al teatro como un medio de control ideologíco.

Me acuérdo cuando me la mostraste Pablo, temble de miedo. En fin

Independientemente si la bandera es la bandera, dense cuenta de como es presentado el pueblo y acuérdense que este tipo de teatro "pegagógico" lo que trata es de enseñar a la gente como comportase y reaccionar.

Cómo muestra al pueblo, temeroso de los valores. Ponganse a refleccionar que en la obra se presenta un estado que APRUEBA LA PENA DE MUERTE JAJAJAJA y sino es la pena de muerte POR LO MENOS EL AMEDRENTAMIENTO, porque no hay un castigo, hay un amedrentamiento.
Presenta a un gobierno amedrentador y no justo, aaaaaah verdad?

Además esa obra es iiiiiiiinconsteable y no vale la pena montarla deacuerdo a sus requerimientos técnicos. La obra no dura más de 20 minutos, BUENO, SOLO EN UN DETERMINDO CASO QUE LA CONVIERTAS EN MUSICAL. Pero es incosteable, te pide TELÓN, luces, dos cambios de escenario y más de 10 actores. Entra la familia, los soldados y los que van a ser pueblo.
Eso es otra estrategia para que se concentren en los detalles que en el discurso.

En nuestros tiempos es como que inofensivo del texto, pero hace casi 50 años era la neta del planeta, aguas!!!

Pepe dijo...

Yo hice un video hablando sobre el comercial de Burger King con el luchador, diciendo que los símbolos (la bandera, el himno, el escudo, etc) son sólo eso, símbolos. Que lo que importa es la gente. Recibí cientos de comentarios llenos de odio y desprecios (además de faltas de ortografía y falacias).

Ese patriotismo irracional y fanático es peligroso. Hablaban de gente que ha muerto "por la bandera". Qué idiotas, la gente muere por un ideal, por otros, no por una tela. La tela es sólo un símbolo.

Saludos.