Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

domingo, 31 de mayo de 2009

La Primera Chispa de la Revolución Mexicana


La neta, no sé sabe a ciencia cierta dónde fue el primer brote armado contra la dictadura de Porfirio Díaz; de todas maneras, se menciona a las comunidades de Vacas y Viesca en Coahuila y de Las Palomas en Chihuahua (todas en 1909), así como Acayucan (Veracruz) en 1906, el movimiento encabezado en Sinaloa por Gabriel Leyva, y -por supuesto- el acarecido cinco meses y medio antes del inicio oficial de la Revolución Mexicana: la rebelión de Valladolid del 4 de junio de 1910. Al ser este escribidor nativo y habitante de la última ciudad citada, he dedicado -¡por fin! a estos días para tratar acerca de una de las chispas que desembocaron en la Revolución Social Mexicana. Primeramente, va una breve reseña acerca de los sucesos que hubieron en la ciudad del 4 al 9 de junio del mencionado año, para aquellas personas que no están familiarizadas con una ciudad yucateca que NO sea Mérida, va el rollo:

Como todos sabemos, este brote armado -llamado por el futuro fundador del Diario de Yucatán, Carlos R. Menéndez, como "La Primera Chispa de la Revolución Mexicana"- comenzó en la madrugada del sábado 4 de junio de 1910 cuando un grupo encabezado por los señores Miguel Ruz Ponce, Claudio Alcocer, Bonifacio Esquivel, José Encarnación Kantún y los peones de la hacienda "Kantó" atacaron el cuartel de la ciudad. Durante el ataque, el sr. Luis Felipe de Regil, por entonces jefe político de Valladolid, se había presentado para repeler a los sublevados, pero he ahí que uno de ellos, un tal Atilano Albertos, lo mató a machetazos.


Retrato gigante de Miguel Ruz Ponce (18??-1913)

Es de notar que a pesar de lo simple que se represente -y aduciendo la "justificación" de que nomás fue un motín sin ningún fin-, esta toma ya se había planeado practicamente desde el 10 mayo del mismo año, cuando en un rancho cercano a Valladolid, algunos de los revolucionarios como Maximiliano Ramírez Bonilla, José Crisanto Chí, Teodoro Núñez y el mismo Ruz Ponce (de hecho, este último fue en realidad el jefe de facto de la rebelión) redactaron y firmaron el Plan de Dzelkoop (por el rancho donde se elaboró), del cual de sus diez artículos constan los principales:

Artículo 1.- Desconocimiento de Enrique Muñoz Aristegui como gobernador de Yucatán, siendo que su elección como el primer magistrado del estado fue de manera fraudulenta.

Artículo 2.- Nombramiento de una junta gubernativa.

Artículo 3.- Conformación de la junta por dos individuos de la capital (de Mérida, puesn), uno por el Oriente, otro por el Sur, uno más por la Costa y dos por el entonces territorio de Quintana Roo (es decir, que el susodicho plan procura la reintegración de Quintana Roo a Yucatán, separado desde 1902).

Artículo 6.- Cese de los empleados -civiles y militares- que se opongan al Plan.

Artículo 7.- Fusilamiento de los espías sin Consejo de Guerra.

Artículo 9.- Los coroneles Maximiliano R. Bonilla y Crisanto Chí son nombrados como los líderes de la revuelta.


Retrato de Claudio Alcocer (18??-1910)

Desde aquél 10 de mayo hasta principios de junio, los encargados de la sublevación estuvieron ganando adeptos entre la gente, sobre todo los indígenas mayas (sean jornaleros o no), hasta que llegó el esperado 4 de junio, con las noticias que ya todos saben. La revuelta no sólo tenía un plan ya concebido, sino que también era de tal magnitud que el gobernador porfirista Muñoz Aristegui tuvo que telegrafiar a don Porfirio para que le manden soldados, y es así como el día 7 llega al puerto de Progreso el buque de guerra "Morelos", con el Décimo Batallón de Línea al mando del coronel Gonzalo Luque, arribando a Valladolid en la mañana del día 8; pero, no fue hasta el 9 de los corrientes cuando se dió el sitio de la ciudad, que duró desde las 9:00 de la mañana hasta la 1:00 de la tarde. La falta de propaganda y la insistencia de los jefes (en especial de Ruz Ponce) en quedarse en Valladolid fueron los principales factores que condujeron a la derrota de los revolucionarios aquel 9 de junio, en donde se apresaron cuando menos a 200 personas, entre rebeldes y simpatizantes dle movimiento (entre ellos el comerciante Marcial Vidal). Ruz Ponce, Donato Bates Herrera y Claudio Alcocer lograron escapar internándose en las selvas quintanaroenses -con algunas comunidades de mayas rebeldes, secuelas de la Guerra de Castas-, no así con algunos otros caudillos: el 25 de junio de 1910 fueron fusilados Bonilla, José E. Kantún y el asesino de Felipe de Regil, Atilano Albertos, en el patio de la ex-Iglesia de San Roque (actual sede del Museo). En cuanto a los demás, como Bonifacio Esquivel, Anastasio y Ramiro Osorio, Tomás Cetina, entre otros, fueron conducidos a la prisión de Santiago Tlatelolco, en la Ciudad de México. Es de suponer que antes de la llegada de Salvador Alvarado (considerado por muchos como la introducción de la Revolución a Yucatán) existieron no sólo movimientos en Valladolid, también había brotes revolucionarios como sucedieron en Mérida en 1909 o en la villa de Peto (al sur del estado) en 1911.


Retrato de Maximiliano R. Bonilla (1862-1910)

A ver si mañana les traigo más información sobre la llamada Chispa de la Revolución Mexicana (prometo fotos y escaneos), mientras tanto, debo considerar que este texto -a manera introductoria- se basó no sólo en el libro de Menéndez ("La Primera Chispa..."), sino también en los apuntes del libro "Memoria Histórica de Valladolid", del Dr. Renán Góngora Bianchi. Espero que hayan disfrutado esta parte de la historia mexicana que casi no aparece en los libros sobre nuestra lucha armada de 1910, por lo pronto espero sus opiniones.

Nos vemos.

5 comentarios:

Ego sum qui sum dijo...

La historia de Yucatán es paradójica. Ha sido un estado revolucionario por periodos (Jacinto Canek, Guerra de Castas, Salvador Alvarado y Felipe Carrillo Puerto, sin contar que a los españoles les tomó como 150 años conquistar la región) y de pronto tenemos una sociedad tan apática y conservadora que no sé cómo se aguanta (sobre todo en Mérida, hogar de blancos insulsos que desconocen la realidad del resto del estado).

Pablo Cabañas dijo...

No sólo en Mérida, desafortunadamente aquí en Valladolid todavía se respira aires conservadores, y eso que se supone fuimos la cuna de la Revolución.

cobayvalladolid dijo...

buen post, he llegado a tu blog a traves de google y me gustaria poder enlazar a tu blog desde mi sitio ya que son pocos los sitios vallisoletanos en internet, el tuyo me parece interesante, y tambien igual no me agrada mucho que para yucatan todo sea merida, y que como dicen aqui en valladolid existe mucho gente que se siente de la alta sociedad y muchos de los eventos organizados por el municipio son asistidos solo por ellos, como las exposiciones de pintura en la casa de la cultura por ejemplo...
a se me olvidaba mi pag es www.valladolidvirtual.com.mx

cobayvalladolid dijo...

buen post, he llegado a tu blog a traves de google y me gustaria poder enlazar a tu blog desde mi sitio ya que son pocos los sitios vallisoletanos en internet, el tuyo me parece interesante, y tambien igual no me agrada mucho que para yucatan todo sea merida, y que como dicen aqui en valladolid existe mucho gente que se siente de la alta sociedad y muchos de los eventos organizados por el municipio son asistidos solo por ellos, como las exposiciones de pintura en la casa de la cultura por ejemplo...
a se me olvidaba mi pag es www.valladolidvirtual.com.mx

Ricardo Camacho Barrera dijo...

Hola amigos: Esta interesante este articulo acerca de los inicios de la Revolución Mexicana. LA verdad yo desconocía estos datos y nombres.
Muchas gracias por el aporte.

Y también les escribo para agradecer el enlace que pusieron hacia mi espacio de Historietas en la sección correspondiente.
Soy Ricardo Camacho B.
o "Rickamacho" para los cuates.
Muchos saludos y muchas gracias!! :)