Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

domingo, 24 de mayo de 2009

¿Un fusilamiento rudo o cursi?

Al tener una tarde sumamente aburrida, sobre todo porque estaba el calor a todo dar (no llovió hasta las 5 o 6 p.m.), me dispuse a hacer pendejadas al por mayor en la web. Una de ellas fue mi intrigación por escuchar esa canción que desde hace semanas he estado escuchando: "Quiero que me quieras" de Gael García, el tema principal de su película "Rudo o Cursi"; al principio fue nomás una morbosidad de mi parte querer escucharlo desde el Youtube (el cual el video esta algo mediocre, y el single, ay, canta con las nalgas, como cualquier "músico" grupero), pero al ver los diversos comentarios, me entró la curiosidad cuando se referían que esa canción era en realidad una copia castellanizada y norteña de un grupo de rock estadounidense de fines de los 70's y principios de los 80's.
En efecto, Gael García Bernal adaptó el sencillo "I Want You To Want Me" de los Cheap Trick, y cuando lo supe, ¡SOPAS! ¿Cómo fue posible que una de mis canciones favoritas del rock (aclaro, no soy rockero ni nada por el estilo) ahora todos lo estén escuchando, sólo porque un actor lo interpreta para una de sus tantas películas? Híjole, ahora cuando vea a mi compañera de la presente práctica escuchando la canción desde su celular, en realidad está oyendo a Cheap Trick.
:P

De todas maneras, la Wikipedia registra a García Bernal como uno de tantos intérpretes de "I Want Yo...", junto a Lindsay Lohan y otros artistas desconocidos para nosotros.

Versión original (Cheap Trick, 1977):


Versión mexicana (Gael García, 2009):


Por obvias razones, prefiero a los Cheaps ¿Y a tí?

2 comentarios:

//Raisa\\ dijo...

=D la misma cagada!!!
pero tengo una tendencia hacia esa "canción" de Gael García, quizá porque me recuerda la semana santa, u know, semana santa = Miguel was here!

<3

sólo por eso
pero que viva el rock!

\,,/

Sergio dijo...

De hecho creo que en los créditos de la película ponen la original.. pero realmente no recuerdo, ver Rudo y Cursi fue una experiencia tan surrealista (en el mal sentido) que mi memoria está borrosa.