Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

viernes, 22 de agosto de 2008

Asesinato en la "Emiliano Zapata"

Ayer, después de cenar con mi familia en Casa Italia, mi cuñada comentaba de que mataron a una persona en la colonia "Emiliano Zapata" (misma donde se encuentra la escuela primaria en la que practiqué en el Tercer Semestre), pensando todos nosotros en cualquier móvil menos en una ejecución propia del narco; ahora, leo en los diarios (bueno, a través del internet) que al parecer las pistas apuntan directamente al narco:

Del Por Esto!:
Dos impactos de bala de grueso calibre segaron la vida del taxista José Luis Echeverría Gómez.

VALLADOLID, Yucatán, 21 de agosto.- Dos impactos de bala de grueso calibre segaron la vida del taxista José Luis Echeverría Gómez, mejor conocido en esta Sultana del Oriente con el sobrenombre de "Chetín", luego de que un sujeto que logró darse a la fuga, lo ejecutara esta mañana en el interior de su propio vehículo.
Echeverría Gómez era cuñado del narcomenudista conocido como “Panza”, por lo que se presume que el homicidio se trató de un ajuste de cuentas por el control de la plaza, de lo cual informamos en forma detallada más adelante.
Los lamentables hechos, que conmocionaron por completo a Valladolid debido a que no es común en esta entidad el desarrollo de crímenes de esta naturaleza, ocurrieron alrededor de las diez y treinta de la mañana, a la altura de la calle 68 por 35 de la Colonia Emiliano Zapata.
Los primeros en arribar al sitio tras darse la voz de alarma fueron elementos de la policía municipal de esta ciudad, quienes encontraron a Echeverría Gómez totalmente bañado en sangre y con dos orificios de bala en la cabeza, cuyos orificios de entrada se encontraban situados en la parte alta del cuello y con salida debajo de la barbilla.
A los pocos minutos, acudieron al lugar elementos de la Policía Ministerial con sede en esta ciudad de Valladolid, quienes de inmediato acordonaron el área y levantaron el respectivo peritaje.
Cabe destacar que la primera situación que llamó la atención de los polijudiciales era que el motor del taxi, un Derby con placas de circulación 5511-YZA y número económico 12 perteneciente al Sindicato de Taxistas Los Gavilanes, se encontraba con el motor en marcha y con las luces intermitentes encendidas, además de que el automóvil se encontraba aparentemente estacionado.
Al ser minuciosamente revisado el lugar del crimen, se encontró detrás del asiento trasero del copiloto la ojiva de una de las balas utilizadas en la ejecución, así como un casco industrial azul en el asiento trasero con la leyenda Díaz Igu Edificaciones urbanas e Industriales SA de CV.
Conforme avanzaban las investigaciones, salió a relucir que hubo un testigo en el lugar de los hechos, una señora de nombre Bernardina Choc Tun, quien al observar la parte trasera de un taxi de color amarillo estacionado en las afueras de su domicilio, y creer que era uno de sus sobrinos que había llegado de Cancún, salió a la calle solo para observar al asesino, quien con voz fría le dijo: "quítate de aquí, si no también a ti te va a tocar", y sin remordimiento alguno tomó una de las calles aledañas.
Una vez identificado el asesino como una "persona grande" de complexión media que vestía pantalón negro y camisa azul, el cual iba cargando un bulto azul con el logotipo de la marca Omnilife, fue implementado un impresionante cerco policíaco, mas no se pudo dar con su paradero.
Los judiciales asentados en esta ciudad, en compañía de agentes de la Procuraduría General del Estado, quienes arribaron a Valladolid ante la gravedad del asunto, iniciaron una búsqueda en los lotes baldíos aledaños para ver si daban con el arma homicida o algo por el estilo, sin embargo, la única pista detectada fue algo que parecía ser una camisa azul, elemento que finalmente fue recogido como una probable evidencia.
Mas tarde, al lugar de los hechos se apersonaron familiares del occiso, incluido Don José Echeverría Dianes, su padre, quien con el llanto reflejado en el rostro confirmó que éste contaba con 29 años de edad, estaba casado con una mujer de nombre Rubí y dejó en la orfandad a dos pequeños, identificados como Ariel y José Luis, de siete y cinco años, respectivamente.
A la escena también se apersonó Valentín Álvarez Martínez, líder del sindicato de taxistas Los Gavilanes, quien mencionó que el ejecutado había entrado a trabajar en el grupo de taxistas hacía escasos dos meses, luego de desempeñarse por mucho tiempo con esa misma ocupación en la Ciudad de Cancún, agregando también que desconocía si este andaba en malos pasos. Álvarez Martínez comentó que la familia del chafirete no quedará desprotegida, pues la empresa le proporciona a todos sus trabajadores un seguro de vida.
Del Diario de Yucatán:
Con el sello del narco
Conmoción en Valladolid por el asesinato de un taxista

El tiro que recibió en la cabeza el taxista José Luis Echeverría Gómez (a) “El Burri”, de 29 años, hace pensar a ciudadanos vallisoletanos que el crimen perpetrado ayer en la mañana tiene relación con el narcomenudeo.

Los peritos de criminalística y balística de la Procuraduría de Justicia hallaron en el interior del vehículo dos ojivas de una pistola calibre .38 súper, un arma considerado de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Hasta anoche, la Policía Judicial y del Ministerio Público no habían de terminado el móvil del asesinato del taxista.

Ejecución El uso de un arma de alto calibre, que no fue localizado en la escena del crimen, hizo pensar a la sociedad vallisoletana en una posible ejecución relacionada con la distribución de drogas, principalmente por el tiro que recibió en la cabeza, sello característico de los sicarios al servicio de los carteles de la droga.

El cadáver de Echeverría Gó mez, quien era asiduo asistente a las discotecas, fue trasladado a Mérida para la necropsia de ley y de otros estudios científicos.

La sociedad vallisoletana se muestra consternada.
Esto la verdad es preocupante, jamás en Valladolid se había sucedido una ejecución de este tipo, pensando tal vez que era propio de Mérida o de Cancún (y eso que ambas son enormes junglas de cemento, más Cancún que Mérida eso sí) ¿pero Valladolid, considerado por varios de mi generación como un pueblo bicicletero? Eso es signo de que los narcos ya están aquí y se debe tomar cartas en el asunto, pero a la de ya!!!!

¿Y ustedes, qué opina de esto?

Nota: pongo la nota del otro periódico debido a la gravedad del asunto, la del Milenio-Novedades ni siquiera sé cuál es su dirección web (y esos de SIPSE que se creen los líderes de las comunicaciones en el sureste mexicano...).

Nota 2: No faltarán aquellos que "llevarán agua a su molino" para criticar a la góber Vonny, cuando todo sabemos que el narco creció gracias a nuestro Estrada Cajigal, el alto vacío de Patrón Laviada.

1 comentario:

Juan Carlos dijo...

Hablaré primero de la increíble historia de Wolf, que me pare simplemente padrísima. Pues conjugar los datos reales, lo del terremoto del 85, le da un toque muy muy bueno.

y...
En cuanto al asesinato, es que es simple. Una ejecución no se da de la noche a la mañana, sino que es como que "la gota que derrama el vaso" o "la cima de la pirámide" o "la última pieza del rompecabezas".
La solución... ¿denuciar? estem, es que no se acaba con el problema de fondo. Si bien le podríamos brindar "el beneficio de la duda a la autoridades" pongo el siguiente ejemplo: si capturan a un vendedor... AL RATO VIENE OTRO Y LO CAPTURAN Y YA SON DOS PERSONAS (LAS QUE VA A MANTENER EL GOBIERNO EN LA CERESO A LAS CUALES VAMOS A MANTENER POR 3 MESES).

No nos hagamos tontos. EL PROBLEMA DEL FONDO ES y será siempre EL CONSUMO. Si acabamos con el consumo... acabomos con los problemas de salud, con la inseguridad, con los asesinatos y sobre todo con los vendedores y mafias.