Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

miércoles, 18 de febrero de 2009

Cuando los opresores pierden la paciencia

Hoy en mi escuela sucedió algo que tal vez, tal vez, sea el inicio de algo revolucionario: estuvimos a punto de sacar de quicio a una maestra que ultimadamente se está poniendo arisca y grosera con mis camaradas. Veamos la historia.
Desde hace unas semanas, mi maestra de Observación (¡para colmo!) se ha presentado al salón de manera inconveniente, no en el sentido que todos conocemos al leer la palabra "inconveniente", sino en el sentido de que se está volviendo algo descortés con nosotros, que porque nuestros trabajos son "pobres", "sólo media página", "no hay redacción" (?), etc. La causa de ello es harto obvio: a pesar del poco tiempo que tenemos con respecto al semestre, quiere que abarquemos todos los trabajos del programa; de que se puede se puede, pero ¡ay! da la mera casualidad de que la manera en que quieren los trabajos se necesita de tiempo, pero, ¿cómo vamos a tener tiempo si para comenzar no es la única asignatura que tenemos? además, durante el semestre tenemos dos momentos que nos hacen perder clases: temporada de planeaciones y prácticas y exámenes (irónico). La gota que derramó el vaso fue de ponerse exigente con nuestros trabajos para la primera semana de práctica, queriendo que sean labores sumamente difíciles, laboriosos y mientras más tiempo, mejor (lo malo es que son comunidades dónde casi no hay servicios elementales y no están muy bien comunicadas que digamos), es ahí donde intervenimos y la hicimos pasar un agrio momento, merecido porque también exigíamos determinados derechos. El primero en hacerle ver su error fue un compañero que le dijo que esos trabajos pesados estaban fuera de lugar, algo demasiado para nosotros; luego otra amiga le dijo que los trabajos de la libreta (de la materia) supuestamente "de baja calidad" eran en realidad de importancia ya que tenían la suficiente opinión y análisis, a diferencia de "sus trabajos de calidad" en donde lo importante es la cantidad (mientras más redundante y con chingo de sinónimos, mejor), en pocas palabras, lo que se requiere es calidad, no cantidad; otra camarada le reclamó su actitud prepotente tendenciosas al despotismo, y justo cuando nuestra maestra ya estaba hinchada de enfado, le reclamé que la principal razón de todos estos problemas es el tiempo, EL TIEMPO: tenemos otras tareas, nos quieren obligar a quedarnos hasta las 4:00 PM (ahora salimos a las 2:10 PM) por cosas inútiles, y además tenemos que hacer planeaciones, mejorar guías de observaciones, elaborar materiales y estudiar para exámenes, ¿cómo vamos a tener tiempo para hacer un trabajo de cuatro páginas en una actividad en donde lo máximo puede ser hasta página y media? I DON'T UNDERSTAND (Corrígenme si mi inglés está del nabo). Ash, el caso es que no quería seguir opinando porque como la maestra estaba enfrente de mí, no vaya a ser que me abofetée XD...
Una de las cosas es que nos decían que de antes, los normalistas cuando iban a las comunidades, hasta construían corralitos y letrinas (en eso pensé "pero si son otros tiempos, la Normal del 2009 no es la misma que la de 1980"), además de que siempre se ha hecho muchas cosas para "resaltar" la Normal (cuando mi mamá, que egresó hace 25 años, me dice las burradas que comentían en la escuela cuando ella era normalista, me recuerda las burradas actuales, o sea, los "logros" de nuestra normal siempre han sido las mismas: puro relajo).
Por supuesto que no se trata de quejarse, lo importante es poner en alto nuestras voces y exigir justicia y democracia en nuestra escuela; de nosotros depende que la H. Normal no siga arrastrando las mismas pendejadas que ha sufrido desde 1978.

HE DICHO.

2 comentarios:

//Raisa\\ dijo...

Definitivamente a esa profesora le hace falta amor, pasión o ya de plano jubilarse, ya está dando el viejazo!

=D

Juan Carlos dijo...

y ha dicho bien...

me encanta. Sobre todo lo de las letrinas de 1940... osea sí es cierto que el espíritu de educar debe de llegar hasta muuuuuuuuuy lejos.. pero con maestros así... pues cómo.
Osea, ni al caso resaltar el pasado glorioso porque sino preguntemosles a nuestros padres sobre "el pasado glorioso"
jajaja