Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

domingo, 22 de marzo de 2009

Regresando a la prepa

Fuí a mi alma máter bachillerata (no sé si existe la palabra esa, pero la pongo), la Escuela Preparatoria "Valladolid" A. C. y al momento de entrar me entero que el edificio no sólo comparte la susodicha prepa, sino también hay una secundaria y una primaria; voy a los salones del primer año y me encuentro que en una de ellas se convirtió en un vestíbulo con varias puertas, el cual entró y resultan ser los salones de la primaria: el de primer año es muuuuuuy estrecho, con unas cuantas sillas para los niños (está más grande el baño de mis padres que el salón ese ¬¬), junto a ella está el salón del tercer año, ¡WOW! parece la habitación de un niño, con cortinas azules (¿o verdes?), pisos bien lustrados, sillas y mesas de lujo -no literalmente-, y una TV de pantalla plana, en donde los alumnos ven caricaturas (gracias al cable) antes de que comiencen las clases.
Junto al vestíbulo, hay otro que da acceso a los salones para los primeros años de prepa, pero no entré. Vuelvo a la estancia de la primaria y veo que hay un ropero sencillo con muchos materiales didácticos, pensé "quiero trabajar aquí".
Casualmente, una amiga me había estado acompañado desde que entramos al plantel escolar (y yo tenía puesto mi uniforme de esa escuela :P) y en cuanto salimos de esos salones, nos íbamos a la parte donde se encontraban las aulas de segundo y tercer año de prepa (una mole -si es que así se le puede llamar- de dos pisos) y al notar mi amiga el adefesio que sirve como cafeteria, le expliqué que teníamos uno muy bonito, una palapa bastante refrescante, pero que un misterioso incendio lo destruyó. En eso estaba cuando ví a mi maestra de Gestión recogiendo algo en el piso, volteo hacia mi izquierda y resulta que ahí estaban dos amigas de la Normal y algunas maestras (¬¬) de la ídem, disfrutando de la nueva cafetería (el cual estaba entre la dirección y el salón de Segundo Año grupo "A" de prepa), pero no me había fijado que después del 2° "A", existía un enorme jardín que terminaba en la biblioteca. Ya estaba ansioso por visitar la secundaria cuando observé las flores amarillas del susodicho jardín.


Nota: en la vida real, la Escuela Preparatoria Valladolid sí tiene una primaria y una secundaria.