Se actualiza los domingos y miércoles (10:00 PM)...

lunes, 29 de diciembre de 2008

5 años sin Chichos...


Hace 5 años, aproximadamente a la hora en que estoy redactando este post, falleció el predecesor de Spunky como la mascota de la family; tal vez algunos que me leen no sabrán de quién es, pero los que estudiaron conmigo en la secundaria sabrán de quién estoy hablando: la conejita (y no de Playboy) llamado Chichos. Todo comenzó cuando en un intercambio de regalos de la Secundaria Federal #7 "Antonio Mediz Bolio" de esta ciudad de Valladolid me dieron una caja con algunos agujeros, cuán fue mi sorpresa al descubrir que había un pequeño y lindo conejito, a la que bauticé con el nombre que ya conocen. Durante un par de años pensé que era machito, pero luego durante las remodelaciones a mi casa, los albañiles (en sus momentos de descanso) descubrieron que Chichos no era Chichos, sino Chichas...
Pasaron los años, entre a la prepa, y seguí teniendo al primer "bebé favorito de todos", hasta que iniciando diciembre del 2003 tuvo una convulsión, pensando que eso nomás era pasajero (Ya me habían comentado que los conejos tienen más o menos un lustro de vida), pero en menos de un mes, la vejez de Chichos era harto evidente. El 29 de diciembre de ese año, casi a la 1:30 PM observé a mi mascota parada entre dos tanques de gas, media hora después la descubrí ya muerta...
:'(





Chichos.
In memórian
(1998-2003)

3 comentarios:

Xhabyra dijo...

uuuta pablo es bien doloroso perder a una mascota y mas cuando la mascota convive no solo con nosotros sino con nuestro compañeros.

yo hace años perdi una perra pit bull que "tomaba cerveza y vino" con la bola de borrachales y hasta la fecha cada que vienen preguntan y receurdan como se ponia la perrita hasta las chanclas.

pero mira, chichas te mando a spunky (a lo mejor todavia se arrepiente de haberte mandado a tan irreverente chamacon) para que te hiciera compañia.

saludos :)

Xhabyra dijo...

TU ERES LEYENDA 2008

¡GRACIAS POR SERLO!

Rodcaf-X dijo...

Way...., siempre la recordaras, ni modo, nada puede durar para siempre.

Un abrazote.

Saludos.